domingo, diciembre 31, 2006

Pagué mis deudas con canciones, y mis errores con despedidas. El corazón me pide vacaciones... dice que no aguanta más mentiras.

Y llegó la hora de hacer un alto en el camino. Esto no es un adiós, si no un hasta luego necesario. Tengo en mente ciertos viajes que me van a tener un poco apartada... y el corazón me pide descansar un tiempo, empezar el año distanciándome de ciertas cosas. Por supuesto voy a seguir visitándo sus parajes, y por supuesto voy a seguir escribiendo (si no me moriría :) Prometo volver con fuerza! Hasta entonces...cuidense mucho, mucho, mucho!!! Especial mención a : Gonzalo, Agne, Morena, Tsunami, Freyja, Tormenta del Mar, J.P.R, El santo Job, Fairy Luciernaga, Galafer, Cazadora de almas, Damian Carillo, Olvido, Ondina, Cieloazul, Yole, Tondo Rotondo, Divino encanto, Heredero de Sueños, Mikel, Juan de la Cruz Olariaga, ZOE Favole, Oski, Soleil... y por supuesto a mi LORD y a mi ALEKSIN (color a este último, porque sé cari que tu te sorprenderás más que nadie... pero también sé que tú lo comprenderás más que nadie, MUA!!!). Os llevo conmigo caballeros y damas de luz, seres de ilusión, magia, fantasía, agua, fuego... sigo vuestros pasos...me lleven donde me lleven. FELIZ AÑO NUEVO!!!! Y A SEGUIR CREANDO!!! BESOS!!!

Porque el corazón es mucho más que un latido... es una forma de vida... y aunque nosotros olvidemos, él recuerda...

-“¿Qué pasa?”- Le he preguntado a mi cabeza…
-“¡Estoy muy ocupada!” -me ha contestado con un grito.
-“¿Qué es lo que pasa?”- le he preguntado a mi alma…
“Déjame dormir… estoy cansada”- he obtenido como respuesta.
-“¿ Todo es un caos… dime, ¿qué pasa?”- le pregunto entonces implorante a mi corazón…
-“¿Que qué pasa? ¡¡¡¿Cómo puedes quererme tan poco?!!! Necesito vacaciones, ya no aguanto más mentiras…”
-“¿Estás enfadado? Lo siento… es que a veces no comprendo bien tus latidos… Pero sé que no te he cuidado mucho estos últimos tiempos…perdona, puede que no haya sabido juntar bien tus pedacitos…”
- Estoy herido…me ha calado tanta melancolía, tanta desilusión y tristeza… ¡FUERA!, ¡SÁCALO! saca todo lo que me está haciendo daño"… me dice entre lágrimas. Y postrada ante él le contesto:
- Lo haré, te lo prometo, esta vez ya no volverá... y si lo hace, dejaré de hacerme preguntas intrascendentes y... ¡DISPARARÉ!, ¡LO MATARÉ!, te lo prometo"...

Y siempre es la misma historia… siempre se repite el cuento…
Mi corazón no me habla, está enfadado. Se le pasará, como siempre… supongo…espero…
Tiene razones que desconozco, pero él sabe lo que hace, aunque es caprichoso y consentido…
- “Deja ya de quejarte”- le digo- “tampoco es para tanto”…
Y entonces gime que no le comprendo, y late más fuerte, y se acelera, y me recuerda que sigue ahí, que sigue palpitando…
-“¿Cómo voy a olvidarlo si te pones así?”- le digo con tono severo… pero entonces llora, desconsolado, siempre lo hace…enmudece y hace ver que se vuelve de piedra… y es tan orgulloso que puede pasarse meses sin dirigirme la palabra…
-“Podrás engañarles a ellos”-pienso- “pero a mí no”… yo te siento, incluso dormida puedo percibir tus suspiros… ya te cansarás de estar enfadado, de sostener esta guerra fría...no podrás aguantar mucho más, y volverás a hablar..."
Y como siempre llega el día en que de noche y en silencio se acerca a mí de nuevo. Se acurruca como un niño en mi regazo, se siente vencido y me abraza muy fuerte.... y yo le mimo y le acaricio mientras le susurro:
-“Sé que mañana volverás a luchar, sé que es injusto aprovecharme de tu fortaleza, sé que soportas por mí lo insoportable, que ves lo invisible, que sientes lo inexpresable… sé que a veces no te pongo las cosas fáciles… te complico y te lio… pero te necesito, te necesito en estado de alerta, te necesito permanentemente… prometo cuidarte a partir de ahora, prometo no volver ha hacerte esto, prometo protegerte mejor … ¿Podrás perdonarme?... Escapémonos, huyamos de todo esto, tomémos distancia...Nos iremos, ¿si? Muy, muy lejos… nos tomaremos unas vacaciones de nuevo… ¿qué me dices?”
Y entre sollozos se calma, se duerme tranquilo y en paz, con una sonrisa tierna en los labios…
Hasta la próxima vez que vuelva a ser tocado, hasta la próxima vez que reaccione ante una caricia, o ante un ataque, en realidad no importa… me gusta simplemente saber que sigue ahí, que sigue siendo él, que sigue rebelándose contra lo que no le gusta o le hace daño… poder escucharlo de nuevo….
Y es que sienta tan bien hacer las paces con nuestro corazón… comulgar con sus deseos, envolverlo en paz... después de todo, si él es feliz nosotros también, ¿no? Mi propósito para este año es hacer las paces con mi corazón... ¿Cuál es el vuestro?


“Dices que tienes corazón,
y solo lo dices porque sientes sus latidos.
Eso no es corazón,
es una maquina que, al compás que se mueve,
hace ruido…”

Gustavo Adolfo Bécquer
 Posted by Picasa

miércoles, diciembre 27, 2006

Yo, que siempre tuve Horror vacui...y sin embargo, ya ves, hace algún tiempo que ya no comprendo LOS JUEGOS DE DOS

Todo está separado por espacios, por vacíos... hasta los átomos... De echo, si juntáramos toda las partículas del mundo nos daríamos cuenta de que lo que llaman realidad está formada por mucho más vacío que materia... ¿qué hay en medio de un átomo y otro? nada, simplemente nada... así de fácil, así de complicado, así de fascinante... después de todo, si lo piensas así, ¿porqué iva a ser extraño sentirse solo y desprotegido? La mayor parte de lo que nos envuelve es NADA... y yo aquí, sin haber superado aún mi Horror Vacui... ;P

Siempre le temí al vacío, al espacio... pensar en la nada... ¿no os envuelve el silencio? Y a veces sin embargo, parece que lo necesite...

Ya ha pasado el tiempo, pero parece que fue ayer...si no fuera porque el tiempo no perdona... Y yo, que siempre tuve Horror Vacui... sigo siendo incapaz de juntar los átomos y atarme a una persona.Supongo que, por mucho que lo niegue, ya no he vuelto a sonreír jamás igual.
Todo siguió su curso, su camino, y me alejé para siempre de tantas cosas... En aquel momento no supiste buscarme, ni caminar bajo la lluvia, y la distancia creó un abismo insalvable... No volviste a escuchar el rumor del viento, la voz del espíritu cuando susurra... Ya no te sientas a mi lado, y dejaste la profundización al margen, dejaste de comprenderme, dejaste de preguntar, y dejé de hablar de mí.

"Que cambiada estás...", "Se te ve distinta..." ¿Cuántas veces habré escuchado esto en los últimos tiempos... pero la esencia es inviolable. No volvimos a pasear bajo la luna, ni a perdernos juntos por los bares... y poco a poco fuí quedándome en la ruta de la ensoñación, del movimiento que no se estanca, de los que fueron capaces de hipotecar sus vidas a mi lado.
"Han habido muchos otros, pero ninguno comprendió que desde entonces a la unión le tengo fobia, que no entiendo ya los juegos de dos... Que dejé de comprender la perfecta unión, el amanecer con el mismo ser. Ahora prefiero las bodas de oro en el café... que la vida se me hizo demasiado cuesta arriba... que ahora ya, me cuesta entender los juegos de dos...
Y llegará el día en que Él, comprometido, a vísperas de boda, celebrará el banquete en el hotel de moda... y nos reuniremos, como los tres mosqueteros, añorando aquellos años y sus veranos... que no volvieron."

Mejor será hoy dormirse en un rayo de sol, así, en un tono cálido... y respetando el espacio que separa el hoy del ayer, el hoy del mañana...
Os deseo a todos una noche llena de estrellas... :)




 Posted by Picasa

jueves, diciembre 21, 2006

¿QUÉ ES LA VIDA? Una ilusión, una sombra, una ficción...que el mayor bien es pequeño, que toda la vida es sueño... y los sueños, sueños son.

A TI, que pensaste alguna vez en la Magia de lo espiritual, que lloraste por amor, que creíste en un sueño. A TI, que sabes compartir el brillo de tu estrella... A TI te invito a OLVIDAR las palabras que no entienden el dolor que no se expresa, y a NO OLVIDAR que las mejores almas están hechas de cosas imposibles...

Porque la Magia no es más que un puente entre lo visible y lo invisible intento conservarla, a mi manera. Dejo que repose en mis manos, y cuando nadie puede verme acaricio su luz y su pureza. No podría vivir sin las reglas de la racionalidad, pero amo la fantasía, la ilusión, el beso de estrella eterna, el sueño, el misterio, el secreto, lo intangible... quizá porque nos acercan a eso que llaman felicidad.

Nos otorgan todo aquello que el ojo mortal no puede percibir, todo aquello que no hemos encontrado y que con el tiempo nos hemos conformado con imaginar, todo aquello que nos acerca a algo parecido a la plenitud, a la paz...Supongo que el alma también se cansa de esperar... Y a veces es tan difícil controlar los elementos que el destino sabiamente va colocando en nuestro camino. A veces la burbuja de jabón explota, o vuela demasiado alto, o simplemente se nos escapa de las manos. Pero otras veces se vuelve tan nítida, tan brillante, tan real e indestructible... como una bola de cristal que nos permite ver a través de ella, que con su poder puede hacer realidad nuestros deseos más profundos... si sabemos usarla.

Y nos convertimos en Hechiceros, en Magos, en Brujas... en seres capaces de ver más allá del hoy, del día a día, seres capaces de traspasar el tiempo y la distancia, seres capaces de percibir un pedacito de luz inexplicable y etérea... resumiendo: en seres capaces de imaginar. A veces siento la energía brillar tan fuerte en mis manos que apenas puedo sostenerla sin que me queme. Dominio, poder, creación... y la luz de las velas, y el olor del incienso filtrándose por mi piel y por mis letras. Viajo a exóticas tierras que esconden templos ancestrales, esfinges misteriosas y antiguas leyendas, me fundo en los vientos que traen consigo hermosas sacerdotisas, sabios hermitaños, lagos habitados por sirenas...
Busco Magia y libertad. Magia en el silencio, libertad en la soledad, porque con palabras es más fácil disfrazar lo que uno siente. Y como compañia la eterna luna llena, muy llena, la luna enigmática y romántica, la luna a la que nadie conoce, que nació para ser contemplada, que no puede ser poseída ni cohartada, que nos arranca suspiros de melancolía...

Sigo sus rayos... me lleven donde me lleven, porque me he enamorado de su Magia, de su tristeza, de su confusión misteriosa y ambigua. Y vuelvo a ser una caprichosa Caperucita Roja, que se pierde en laberintos de árboles, que atraviesa los bosques en la noche. Porque ya no le temo a los deboradores de almas que asaltan a los caminantes que se han alejado del camino. Me abrazo a los lobos, los convierto en mis aliados, en mis guardianes...porque no hay imagen más hermosa que la de un lobo aullándole a la luna llena. Y en frías cuevas duermo con ellos tranquila, sin miedo, y sueño... porque tan solo pertenezco a estas tierras, porque este es mi hogar, porque aquí no corro peligro... Hoy, hoy que todavía controlo los elementos... perderé mi mirada para siempre en esta burbuja, en esta bola de cristal... y dejaré que me transporte... me lleve donde me lleve...
Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas... A mí me gustan los reincidentes, porque no cambian nunca de opinión. ;)

 Posted by Picasa

martes, diciembre 19, 2006

SI EL AMOR ES LA RESPUESTA...¿ME PUEDE REPETIR LA PREGUNTA?

El otro día estaba en mi cama contemplando las estrellas, cuando de repente me pregunté: "¿Dónde diablos está el techo?" ;P
(por cierto tesoro, me encanta tu lámpara de algas marinas luminosas... sobretodo me encanta meter la mano en ella :)

Una brújula mágica que señala lo que uno más desea y un norte que perder... por mucho que diga ella, por mucho que te señale a TI, no te quiero más... así que me desvío del camino que me marca, "porque has apagado cada sentimiento más puro, porque ya está lista en tu boca otra mentira, porque te pareces a lo que no eres... no te quiero más, porque quererte es solo un gran castigo, no vale la pena sufrir contigo...porque eres solo un niño malcriado... y es que te han querido demasiado...
"
Supongo que se te olvidó que puedo parecer de hielo, que estoy doctorada en fingir indiferencia...


No puedo olvidar, no puedo dejar de sentir como siento...y por mucho que me aleje de tu recuerdo, viaja conmigo... pero mentiría si dijera que puedo seguir así. Querer y amar no es lo mismo...
y la excepción está triste... ¿Qué tendrá la excepción?, ¿Es posible ser mágia y a su vez no perderse en abstracciones? Supongo que la vida es una enorme noria de instantes, que da vueltas y vueltas sin moverse jamás de su lugar... pero se te pasó que al marcharte de aquí yo quedé igual que tú: libre para elegir. Continuamente paseo por mares de lágrimas que caen al suelo... nadie las ve, nadie las escucha...pero yo las siento, y acaricio su energía y su pureza, porque hay un pedacito de esencia en todo lo que lloramos, un fragmento de alma sincera y amarga que brilla cuando algo que amamos se marcha... Y es que
hay cosas que nunca deben ponerse sobre el tablero de juego, porque se pierden, se desvanecen...y nos dejan una congregación de emociones que no van ha volver jamás, una evidencia que nos aplasta, algo parecido a un :"¡¡¡PUES CLARO!!!... ¡¡¡CLARO QUE ESTÁ OSCURO!!! "Y como siempre el mismo maldito abismo insalvable del miedo... no has aprendido a violar escudos de desconfianza, ni a leer entre líneas, ni a besar la lluvia... La gente se sorprende con una facilidad... ¿es que se ha olvidado el conocido efecto acción-reacción...existe por algo, y es indudablemente cierto. Solo los milagros logran esquivarlo...pero tú no aprendiste ha hacer milagros. (hay personas que le temen tanto al amor y al dolor que lo acompaña que evitan a toda costa fundirse con otras lágrimas.Yo no).
"Y si te vas me voy por los tejados como un gato sin dueño, perdida en el pañuelo de amargura, que empaña sin mancharla tu hermosura. Y cuando vuelves hay bailes sin orquesta y ramos de orquídeas con espinas. Pero dos no es igual que uno más uno... del cielo de tu boca al purgatorio..."

(Quizá solo estoy calibrando lo incalibrable)
 Posted by Picasa

miércoles, diciembre 13, 2006

¡Cuidado! Su subconsciente le está observando...

Nenúfar flotando sobre agua... y aprendiendo a respirar bajo ella... ¿Qué intentas decirme?, ¿Que pasas de todo? No debe de ser tan dulce el sabor que te queda en la boca... Hoy me bajo sola de este pedestal en que me tienes, porque me duele la lengua de mordérmela tanto, de ser tan educada, de ser tan jodidamente diplomática... me voy a callar por última vez, te voy a poner las cosas fáciles y vamos ha ahorrar tiempo... ese tiempo que tanto te angustia...
Y vuelvo a ver como se aleja el tren, pero ya no siento ganas de salir corriendo tras él, además me he cansado de esperar a que sepas leer en mis suspiros y mi silencio... porque después de mucho tiempo aprendí que hay cosas que es mejor no aprender... y curiosamente el que no comprende nada siempre se disfraza de incomprendido...
Y yo que pensaba que todo valía tres botones de chocolate... ¿te dijeron que jugar es un pecado?No te reconozco tan teñido de fría e insustancial realidad, no sabes ver, no sabes escuchar... y no me arrepiento de haberte querido, me arrepiento de no haberte olvidado cuando aún podía. Y vuelvo a perderme por los bares, vuelvo ha rendirme al amanecer. He sido cientos de veces una triste Cenicienta cuando salía el sol, me perdí de ombligo en ombligo, y fingí ser
tan feliz como lo era contigo... Confesé mis pecados a un Dios del silencio, que tenía una buena razón para hacerse creyente, pero condenada a pecar regresé a la rutina de echarte de menos. Ya no freno mi vuelo, ni hipoteco mi vida por una ilusión, ni hipoteco mi presente por un futuro incierto... Hoy solo compro flores marchitas, y a veces bailo con principitos sin sangre azul. Podría vivir mil vidas a la vez y no estaría jamás satisfecha, y ahora que soy experta en tantrismo, ya ves, echo de menos el onanismo convencional. Vivo en el filo de la derrota, pero de noche aún me quedan ganas para escribir y cantar... y volar, volar muy lejos, volar muy alto... Porque antes de terminar esta solitaria canción de amor, antes de vivir de lo vivido, antes de que crea en los ateos, antes de que nada tenga cura, antes de pujar por necedades, antes de comer de congelados, antes de quemar nuestros destinos, antes de llover sobre mojado, antes de que todo esté prohibido, antes del adiós definitivo, antes de fingir no estar tan triste, antes del “tú nunca me quisiste”, antes, mucho antes… me comeré esta última piruleta sentada sobre una calabaza... porque he jurado NO HONRRAR JAMÁS A LOS ESCÉPTICOS...
PD: "¿Dónde estás?"... Pues no debe de ser tan rosa el olor que te queda en la ropa...
Posted by Picasa

sábado, diciembre 09, 2006

LUZ...AGUA...FUEGO...

Porque me gusta brillar, nadar, arder... y sobre todo seguir siendo una niña... Quienes me conocen dicen que cuando soy feliz me crece el pelo... ¡es cierto! Me crece más deprisa... ¡pero aún no lo tengo lo suficientemente largo! : )

Luces que brillan en la más profunda oscuridad... nos eclipsan, nos deslumbran, nos traen calor... Son esas musas que se encargan de iluminarnos cuando nos hemos perdido, esas gotas de magia en forma de lluvia, esos rayos de luna que acompañan nuestras solitarias noches y nos acarician el pelo cuando lloramos... Nos muestran el camino, nos devuelven la esperanza, nos hacen reír, volar, soñar... se pierden por los pliegues de nuestra piel con ternura, con delicadeza...invaden nuestro reino y se filtran hasta nuestra almas. Adoro ese rayo de luz al que entrego mis manos sin miedo, para que las envuelva en las suyas, para que las proteja del frío... y es que el cuerpo habla por sí solo, y no hay lenguaje más bello que aquel que no podemos controlar, aquel que nace de nuestro inconsciente...
Y vuelvo a ser un espíritu de agua, un oleaje de emociones que fluye... a veces con calma, a veces embravecido... imprevisible, inestable, indómito, profundo... desconocido. Y con la libertad por bandera bailo de nuevo con las Sirenas, con las Ondinas, con las Sílfides... me pierdo en la sensualidad de sus formas, me dejo atraer por sus hechizantes voces, me abrazo a sus secretos y a su mundo de bellas esperas bajo una enigmática luna llena... En la noche ondeo el horizonte, contemplo escondida los navíos que llegan a las costas, tal vez buscando aquel que ví una noche, aquel que jamás pude olvidar... Porque adoro asomarme a ventanas de aguas misteriosas, nadar por las ruinas de esos ancestrales reinos perdidos que crecieron debajo del mar... Y esas gotas de lluvia, que calan hondo, que nos hacen vibrar con su tintineo... que nos ponen la piel de gallina...

Y con el despertar de los sentidos llega el fuego... en mis adentros lo siento arder descontrolado... fuego, que quema, que abrasa, que no se detiene, que infunde valor... Emana la fuerza, fluye por mis venas a una velocidad vertiginosa, imparable... Y envuelta con mi capa de pasión vuelvo a perderme por los bosques donde se esconden sabias Brujas, cabañas de ensueño, chispas de estrellas que jamás se apagan... Aquelarres de fe, inmensas hogueras de fantasías ardientes y deshubicadas, palabras vacías, noches teñidas de rojo... todo arde para dejar paso de nuevo a la vida... y vuelvo a ser el Fénix que renace de sus cenizas, el vuelo del Dragón, el embriagante crepitar que se consume a sí mismo hasta alcanzar el éxtasis, el beso de lujuria, la entrega a los excesos y los placeres... Porque si hay algo que adoro por encima de todas las cosas es la vida... que no se estanca, que nos arrolla en su paso, hacia adelante... ¿hacia dónde si no?
Brillar, nadar, arder...

Bueno, eso... y seguir siéndo una niña...
 Posted by Picasa

viernes, diciembre 08, 2006

Si volviera a nacer, si empezara de nuevo, como un pájaro de fuego que se muere en tus manos... Al menos he dejado de hablar con las paredes :)

“Ella prometió darte todo, pero solo pudo darte lo que tuvo… y para ti lo más hermoso era amanecer junto a sus ojos, iluminando el mundo. Pero los pájaros no pueden ser enjaulados, porque ellos son del viento, ellos son del aire… y su amor es demasiado grande para cohartarlo. Volaste alrededor de la luna con ella, le pediste que nunca se fuera… Y ella respondió: “Mi amor siempre estará, cuidándote…
Y la dejáste volar, y tus ojos lloraron hasta doler… pero solo tú sabías que así tenía que ser… pero solo ella sabía que así tenía que ser… así tenía que ser…”

Siempre tuvo la seguridad de que no volvería a entregar el alma en un suspiro, pero siguió caminando hacia delante y no volvió la vista atrás, porque de sobras sabía que aquella puerta se cerraba para siempre... Aunque jamás pudo borrar aquel “te quiero, pero no en mi vida”, jamás olvidó aquel “tú no eres lo que yo espero”, y tampoco intentó olvidarle a él, porque sabía que no podría.
Él se fue, y aunque nunca lo supo, mucho antes que ella… dejó de amarla, se llevó su sonrisa y le dejó todo lo demás… un carrusel de cristal, una elfa con un nombre, una máscara Veneciana, un roble azul , un reloj de arena que podía devolverla al pasado ,un cuento inacabado, un baúl lleno de recuerdos… y aquella canción, aquella canción que no había podido volver a escuchar nunca más…
Con aquel niño triste se fueron sus lágrimas y su inocencia. Él nunca supo como dolió mirar por última vez aquellas paredes vacías, nunca supo lo que fue salir de allí sin tener a nadie de quien despedirse, dejar aquella llave, leer aquel espejo por última vez… Pero antes de abandonar aquel santuario suspiró unas palabras al aire, su alma pronunció un hechizo, y selló con sus lágrimas aquella última verdad para que pasara lo que pasara él no la olvidara nunca. Dejó escrito con tinta invisible lo que él jamás alcanzó a leer, lo que nunca pudo intuir o sospechar, y mientras bajaba aquella escalera que un día la condujo al cielo pensó que su espíritu siempre le protegería en la distancia. Nunca cerró su ventana, nunca perdió la esperanza de encontrar un resquicio de su voz, nunca dejó de echarle de menos, nunca dejó de pensarle en la oscuridad, nunca se olvidó de aquel ángel al que un día pisó sin querer y al que recompensó con un beso en la comisura de los labios . Jamás se olvidó de enviarle en secreto mensajes con forma de gotas de lluvia, nunca dejó de saber cuando él estaba mal, pues seguía sintiéndolo en sus adentros, y en la distancia le susurraba “no llores”, aunque él no pudiera escucharla…porque a escondidas, y sin que nadie se diera cuenta, ella nunca dejó de contemplar la luna y pensar que “tenía su qué”… Sin embargo tuvo que crecer volando, y voló tan deprisa que hasta su propia sombra le perdió el rastro. Su corazón se fue enfriando con cada noche de tormenta, con cada estrella fugaz, con cada falso palpitar… lloró, lloró hasta secarse…lloró hasta que ya no pudo más, y decidió romper con todo, alejarse de todo lo que le había hecho tanto daño. No se planteó nunca volver, porque sabía que nunca más podría volver a mirar aquellos ojos sin sentir desconfianza… sanó sus heridas, se cobijó en el bosque, bailó con las sirenas, se abrazó a duendes de la suerte, cambió su castillo de marfil y sus laberínticos pasillos por una sencilla cabaña rodeada de árboles…Y en sus paseos nocturnos se encontró con un Oráculo que le hizo recordar que solo debía responder a dos palabras: AMOR Y NECESIDAD … y desde entonces se aleja de todo aquel que es incapaz de sentir alguna de ellas. Porque ella aprendió que lo importante no es amar a los seres porque poseen luz, lo verdaderamente bello es ser capaz de amarlos en la oscuridad, amarlos donde ya no podemos contemplar esa luz, abrazarlos muy fuerte y no soltar nunca su mano, para que no se pierdan… Hoy pasa señores, que de todos los mundos, ella , ya solo se queda en el suyo… y que digan lo que tengan que decir.

PD: No busco pasados cargados de impuestos, ni busco imposibles en cielos abiertos... pero algo que valga la paz por la que hay que apostar... Amor que no haga más preguntas, preparado a no entender...amor que mire bien de frente, suficientemente fuerte... Quisiera volar hasta donde te escondes, decirte de una vez que razones me rompen,dejar de echar tanto de menos a tu corazón...

¡¡¡Les deseo a todos una noche llena de estrellas!!!


 Posted by Picasa

jueves, diciembre 07, 2006

¡Uno para todos y todos para uno!

¡¡¡En esta vida hay que ser una mosquetera… o una flor de esas que escupe agua y se ríe de todo!!! (esas típicas de los payasos). Porque perder el sentido del ridículo y reírse hasta de tu propia sombra sienta tan bien… Perder la noción de lo que llaman “normalidad” y dejar paso al surrealismo, ¡a eso le llamo diversión!
PD: “A veces tengo ensoñaciones… ¡no puedo parar de crear, no puedo parar de crear…!”
¡¡¡FELICIDAAADDD!!!

El mundo está lleno de valientes mosqueteros. A menudo se disfrazan de personas normales, porque prefieren mantenerse en el anonimato… y sin embargo a veces se les puede ver paseando por las calles. No le teman a nada, ni al ridículo, y contestan a las miradas de estupor con una amplia sonrisa. Protegen a las reinas y a sus reinos (empresa complicada) y guardan en su corazón la semilla de la incondicionalidad y el honor. Poseen almas fuertes que resisten la tempestad en la que todos estamos sumergidos, y cuando encuentran a alguien que posee una esencia inviolable, que guarda aún un pedacito de aquellos valores trascendentes que, por desgracia, se ven ya muy poco paseando por estos parajes, les prestan su paraguas para que no se mojen (¡a los que ya no son capaces de conservar la ilusión o la lealtad ya nada, que se les caiga un rayo encima!jajaja!).

Juraron serle fiel a su principios, y se ajustan a ellos con gran rigídez. Los Mosqueteros tienen pilares básicos que logran trascender en el tiempo y que son indestructibles. Aprendieron a levantarse de los lugares en los que no querían estar, aprendieron a no escuchar estupideces, a no dejar que la realidad les envenenara el alma, y a seguir jugando cuando ya han perdido, porque prefieren ser soñadores a ser matadores de sueños… No conocen el fracaso o la derrota, pero viven en el filo de ambos, y luchan cada día para conservar la sonrisa y el criterio intactos, aunque a veces cuesta, cuesta mucho, hay tanta información circulando por la tierra que ya no sé hacia donde nos dirijimos. Hoy, que estamos huérfanos de fe, que no hay respuestas al porqué, que a cualquier cosa se le llama amor, que se cree que todo es reemplazable…A veces vuelven malheridos por ciertos villanos que atentan contra el mundo de la fantasía, y cuando eso sucede agachan la cabeza y se mantienen seriamente en silencio, hasta que la herida deja de sangrar y cicatriza.
Y es que ser mosquetero en estos tiempos conlleva tener una gran control sobre la tristeza, no ceder a las flaquezas del espíritu,
aceptar la pérdida de lo que más se ama y seguir luchando. Los mosqueteros son sensibles a las emociones, pero a veces tienen que guardarlas en un cajón y seguir caminando, sino no habría hazañas que contar… y ya se sabe, a veces hay que jugarse el alma… porque el mundo ¡es de los valientes!

Abandonan sus hogares y se alejan de las ciudades durante mucho tiempo. Les requieren en palacios y castillos, y deben galopar muy deprisa por los bosques para llegar a tiempo a su lugar de destino. Sacrifican la esperanza, en ocasiones rezan sin creer, soportan el dolor y la desconfianza, guardan secretos de la realeza que nunca, nunca, confiesan a nadie…
Y es que el mosquetero se acaba convirtiéndo con los años en ese gran desconocido solitario y reservado que oculta mil aspiraciones, mil ideas, mil sueños… En realidad los mosqueteros han visto muchas cosas, y si les miras a los ojos puedes descubrir pedacitos de grandes verdades… todo el mundo sabe que toda la vida es poca para conocer realmente a un mosquetero, nadie sabe nunca donde están, que están haciendo, o que se les pasa por la cabeza, y sin embargo intentar ser portadores de paz. Conocen la melancolía y echan muchas cosas de menos, pero jamás les escucharás hablar de ellas. Gustan de la lectura y la filosofía, y están afiliados a la ironía de la vida, pues en los tiempos difíciles les ayuda a sobrevivir. A menudo son acusados injustamente de ser poco claros o demasiado profundos… y quizá haya algo cierto en todas esas afirmaciones, pues ellos trazan planes en secreto. Sus injurias contra la corona son silenciosas e inesperadas, y ejercen su rebelión día a día. Un mosquetero jamás siente indiferencia, los mosqueteros no le tienen miedo al miedo, defienden lo que creen y no les molesta ser la nota discordante. Creen que siempre es mejor más que menos, y cuando van ebrios de Martini doble o tequila pierden la compostura, pero nunca, nunca jamás la elegancia...
Los mosqueteros son nobles lujuriosos, surrealistas bohemios, eternos incomprendidos,excentricidades curiosas y honestas que cojeran tu mano en la oscuridad si te has perdido. Conocen los pasillos secretos que hay ocultos en los castillos, y si sigues la luz de sus antiguos candelabros te conducirán hasta las cuevas donde yacen escondidas grandes bibliotecas de libros que todavía no se han escrito. Con sus capas te guarecerán del frío, invadirán tus tierras, te robarán una sonrisa, y protegerán tu reino a capa y espada, pase lo que pase. Después de todo, ¿qué haríamos sin fieles y leales mosqueteros? Hoy me abrazo a todos aquellos para los que el efecto debastador no existe. Así que…¡Juntar las espadas mis valientes!:

¡¡¡UNO PARA TODOS Y TODOS PARA UNO!!!
Posted by Picasa

martes, diciembre 05, 2006

Conteniendo el grito

"Un dia soñando un sueño soñé, estaba soñando contigo… soñar con hacerte el amor y soñé que no estaba dormida… Ojalá no te hubiera conocido nunca…para no verte sin verte, para borrar tu recuerdo, del que siempre me acuerdo…" : )

Porque ya hace casi un año desde aquella noche en que volví a encontrarme con ÉL… y cuando le ví brillar de nuevo entre tanta oscuridad sonaba esta canción…
(Echando de menos un calor… o el arte de enamorarse como una idiota)


Con la ventana abierta, sentada en la cama, sintiéndo el aire de este invierno que está siendo muy cálido, ¿es el tiempo o es que simplemente vuelves a estar en el mundo? No siento frío, pero no puedo dormirme… Que rápido me has acostumbrado de nuevo a ti, ya hay tantas canciones que relaciono contigo, y busco en el viento un resquicio de tu nombre, y en mi piel una huella de tu olor. Flor sin tallo, sí, me arrancaron la raíz… y vivo, pero me muero cada vez que te has ido, y vuelvo a esconderme detrás de un papel. Perdida en laberintos de recuerdos, en silencio he pronunciado tantas veces te amo que no comprendo como no lo has escuchado todavía. Conteniéndo el grito, el instante preciso en el que debo contener las ganas, la emoción que encoje el pecho… Conteniendo el grito… el lugar justo donde debo contener el grito, el instante preciso en el que aprieto los labios y contengo la explosión de emoción… podría decirse que toda mi vida a sido como este segundo…El sentimiento me inunda, pero ¿de qué habla exactamente?, ¿Qué desea expresar?... ¿Amor?, ¿Impoténcia? Ya no lo sé, posiblemente ambas cosas a la vez…pero lo contengo, lo hago continuamente… ¿porqué?. Supongo que me desespera sentirme frágil, supongo que no quiero volver a sentirme vulnerable, porque tengo miedo… miedo de todo, miedo de nada, miedo del tiempo, de todo lo que no acaba, de que no vuelvas, de que te vayas… Carrera sin relevo, carrera solitaria…sí… ¿pero hacia dónde?
Y me doy cuenta de que sigo siéndo una niña, no he aprendido a olvidar, sigo adorándo mi mundo de ensoñaciones, y si a veces me entrego a los excesos de la vida es para poder sobrevivir a la locura que se respira en el mundo… La esencia es inviolable pero, ¿cuántos golpes puede soportar un alma?, ¿cuánta tristeza puede albergar un espíritu antes de que se desate la tormenta en sus ojos?
Supongo que echo de menos aquellos tiempos en que los besos siempre sabían a lo contrário de la verdad, supongo que necesito pasear bajo la lluvia mientras me pierdo por la parte antigua de la ciudad… pero hace tanto que no llueve… supongo, supongo que ya no sé hablar, supongo que ya solo sé escribir.


“Me he dado cuenta cada vez que escribo que si no escribo no sé lo que digo, porque escribo igual que sangro, porque sangro todo lo que escribo. La vida eterna solo dura un rato, y es lo que tengo para estar contigo. Para decirte lo que nunca escribo, para escribirte lo que nunca digo…”

viernes, diciembre 01, 2006

Le amé entonces, le amo ahora y le amaré siempre... :)

Deja tu orgullo correr, ¡no digas nada, y te callas!Para volver a volver ya hemos vuelto mil veces… no digas más que te vas, si es para volver a volver no lo digas más… no digas nada, quédate y no te vayas… no vuelvas LUEGO, simplemente AHORA no te vayas…

Ella jugó mil veces al “no me importa, prefiero no saberlo…”. Caminó muchos días sin volver la vista atrás, se alejó mucho, llegó muy lejos…pero cada vez que caía el telón del ocaso le echaba de menos, y para proteger su alma se escondió tras un escudo de miedo. Se perdió en sus paseos nocturnos, contempló mil tormentas de estrellas, hasta que sus huellas se borraron para siempre, pero no las necesitaba, porque conocía aquel camino. Huyó de aquello que no podía controlar, se alejó de aquel Mago que la hechizaba con sus ilusiones una vez tras otra. La piedra, la misma jodida piedra, pero ya no le daba miedo, porque hacía algún tiempo que el efecto debastador había dejado de existir para ella… se refugió en falsos palpitares que no podían devolverle la vida, que no saciaban su sed de magia… ella nunca pudo olvidarle, aunque se le dió tan bien fingirlo…tal vez demasiado, y oculta en su castillo jamás dejó de mirar al horizonte…
Pero todas las cosas que tiramos al mar nos las devuelve siempre la marea, y un día el destino volvió a cruzarlo en su camino... Ella nunca creyó que las cosas sucedieran porque sí… ¿Porqué? Él estaba allí… ALLÍ… ¿porqué ahora estaba aquí? AQUÍ, adentro… pero siempre lo había estado, no había explicación, es inútil luchar contra aquello que no podemos comprender, aquello que sigilosamente va hilando y entretejiendo las telarañas de nuestro destino, y nos acaba atrapando siempre, vayamos donde vayamos, hagamos lo que hagamos… Él se lo dijo un día:
“-Hay cosas de las que no podemos huir…”
-“¿En serio?- le contestó ella- ¿de qué no se puede huir?”
-“De la muerte, por ejemplo… o del amor…”
Y ella en silencio le dió la razón, esta vez no pudo huir, no quería, pero se negó a darle un nombre a aquello, se negó ha aceptar aquellos escalofríos que la recorrían cuando él la miraba… se fue mil veces, y volvió a sus brazos mil noches más sin poder evitarlo, volvió ha acariciar su espalda, volvió a besar sus labios… pero ya no le salía bien la cuenta de la vida, o le sobraban noches, o le faltaban días… Hasta que un amanecer pensó de nuevo que no era a ella a quien amaba de verdad. Por suerte descendía de una familia de brujos, la magia corría por sus venas desde que tenía uso de razón… ya de niña le enseñaron algunos hechizos para curar la melancolía y la tristeza, y otros los aprendió ella sola mientras se perdía por los bosques. Aprendió del viento una melodía que protegía su corazón, y cuando necesitaba alimentarse de sabiduría se abrazaba a árboles milenarios y ancestrales, árboles que le devolvían la fe y la paz. Jamás dejó de escribirle en silencio, jamás dejó de lanzar mensajes dentro de botellas esperando que alguno llegara hasta sus costas, pero nunca pudo ni quiso comprender esa falta de necesidad, sin saber porqué pensó que él ya no la quería a su lado… él nunca lo dijo, pero tampoco le dijo nunca lo contrário, y la duda se convirtió en una amargo veneno, en una lágrima que calló y que aún hoy no se había atrevido ha expresar. En realidad la Bruja tenía miedo, miedo de perderle, no quería que él se marchara, porque no quería volver a sentir aquel vacío en el alma, aquel vacío que nunca confesó a nadie… Sencillamente no podía imaginarse de nuevo la vida sin aquel Hechicero, ahora que la suerte había vuelto a entrar por su ventana ya no… no podría soportar de nuevo no verle, tener que imaginarle en la oscuridad … pero sentía que no podía pedirle nada. Fue ella quien se marchó sin decir a donde iva, fue ella la que dijo adiós, después de todo era justo… lo que el Hechicero no supo nunca es que la Bruja no se fue porque hubiera dejado de amarle, ella no quería marcharse, tan solo estaba esperando un te amo que no llegó jamás… Solo tenía que decirlo, solo tenía que decirlo una vez, y aquel infierno habría acabado… La Hechicera no quiso pedírselo, y aquel Mago lloró mucho cuando ella se fue… nunca lo dijo, pero ella lo sabía… y ella también lloró, lloró porque no sabía que veía él cuando la miraba, lloró porque jamás se atrevió a preguntárselo… lloró porque el miedo le ganó la partida, lloró porque no encontró el valor para volver a buscarle y le perdió, por estúpida, por cobarde… sintió que él ya no la esperaba, sintió que él la había olvidado, sintió que no podía volver a su vida, pues no quería hacerle daño… pero sin embargo volvieron, porque de alguna forma, y a pesar de que habían pasado los años, ambos consiguieron enterrar el tiempo en un reloj de arena, y lo invirtieron una vez tras otra… hasta que ella ya no supo si aquello era real o era otro espejismo. Hace mucho tiempo una anciana vidente le dijo:
“Que extraño… entre este chico y tú aparece un karma… se ve muy pocas veces, pero en ocasiones sucede… es como un enlace entre vuestras almas que aunque lo deseeis no vais a poder soltar ni explicar jamás. Un karma es una cosa muy extraña y especial, pero a menudo puede resultar una condena, como todo lo que no somos capaces de comprender, y que sin embargo existe y somos capaces de sentir…”
Y la Bruja, que por aquel entonces aún era una niña, se rió… pero había pasado el tiempo, y ya no se reía, porque empezaba a creer en aquellas palabras de verdad…
Hace poco sentada con aquella que la conoce volvió a contemplar la verdad de sus sentimientos:
- No puedo creerlo Princesa…miedo, increíble… tienes miedo…
-Eso no es cierto…
-Sí, si lo es… ¿Qué te pasa? nunca te había visto así… tú nunca has tenido miedo de nada…
- ¡No tengo miedo!
- ¿Entonces porqué no le preguntas que siente por ti?... espera, ya sé lo que pasa, estás celosa…
- ¡No estoy celosa! Es solo que saberlo no va ha cambiar nada. Saber si es a mí a quien ama no va ha cambiar lo que yo siento…
-Y… ¿Qué es lo que sientes?
- No lo sé…pero yo creo en ÉL, no sé porqué, solo sé que le necesito de alguna forma en mi vida… sencillamente ya no puedo imaginarme el día en que no esté.
- ¿Porqué?, ¿qué pasa sin un día ya no está?
Y la princesa-bruja se quedó callada, abstraída en sus pensamientos, no se atrevió a contestar, porque sintió que los ojos se le llenaban de lágrimas, y no quería llorar…
-Dime mi niña, si no te quiere ¿no es mejor saberlo ya?
-No…
-Entonces ¿prefieres quedarte con la duda? La duda siempre duele más que la negación, no lo comprendo…¿Qué pasa?
-¡Pues que si no me quiere me da algo! ¿no lo comprendes?...me muero… -contestó ella sin levantar la vista de aquella taza de café, mientras por su rostro rodaba una lágrima que se apresuró a ocultar…
Y tras un silencio en el que se miraron a los ojos con una mezcla de dulzura y tristeza ella no pudo contenerse más y riendo dijo:
-¡Puff!, ¡Ya está! ¡Ya lo he dicho!, por favor, cambiemos de tema, estas cosas nunca deben decirse en voz alta, porque se hacen demasiado reales…
Y aquella que la conoce tampoco pudo aguantar una carcajada, y acariciándo la huella que la lágrima había dejado en su rostro cambió de tema.

sábado, noviembre 25, 2006

Dame tu mano y cojeré para ti mil mariposas


Hoy me acomodo en un rinconcito de la gente que se despierta cuando aún es de noche y que cena cuando sale el sol.
Gente que acompaña a gente en parques, en calles, gente que despide y recibe a gente en los andenes… gente que va de frente, que no esquiva tu mirada, y que percibe en el viento como será el verano, como será el invierno.
Gente que le preguntas, “¿Porqué brindamos?”- y sonriéndo te contesta- “Hoy, por todos los que nos odian”, gente que te besa muy cerca del suelo y te devuelve las alas. Gente que reza por ti, que da la vida, que infunde fe, que crece, que se merece ser feliz. Gente que se funde en un abrazo en el horror, que bebe tus lágrimas y que comparte el oleaje de su alma, gente que nos renueva la pequeña esperanza de un día vivir en paz. Porque ya solo adoro mecerme en miradas transparentes, percibir su luz definitivamente. A veces hay demasiadas nubes ocultándo el sol, nubes que van pasando, pero aquella mágica luz nos sigue iluminando. Que fresca es la sombra que ofrecen, que limpia el agua dulce de sus miradas…
Es por ellos (y por TI) que cada día contemplo un nuevo amanecer…
Acercaros, os susurraré un secreto:

…Hay ÁNGELES entre nosotros…

miércoles, noviembre 22, 2006

Tu alma y tu cuerpo, que me provocan y me retan... Soy incorregible, lo sé, y tú imprevisible, ¿lo sabes?...

¿Cómo explicar que has conseguido que se me pare el mundo si no puedo abrazarte?… : )

Tus repentinos cambios de planes, mis arrebatos, tus desniveles, mis dudas… El miedo…
El cielo es una mirada, el infierno un silencio, la belleza…
Abrazarme a ti, sentir que la paz me inunda, que puedo hacer eterno este momento… abrazarme a ti en la oscuridad, quedarme dormida en tus suspiros… no, no me sueltes, abrázame otra vez, no quiero irme, y no quiero que te vayas… pero me callo, no sé porqué, vuelvo a esconder mi mirada…Y cojes con fuerza mis manos… ya está, ya me has ganado, lo sé, pero sonrío y me dejo llevar por este torrente de magia… tiemblo con cada uno de tus besos, que recorren cada pliegue de mi piel con ternura, esos besos que ya conocen este reino, que ya saben donde se oculta el santuario de la lujuria…Bésame, como solo tú sabes hacerlo, bésame con ganas y despacio… pierde en cada mordisco la razón y el porqué, hasta sentir que la piel estorba, que no existe el tiempo, hasta que pueda verte sin abrir los ojos… Mi mente flota, mi ser solo siente, ya conozco esta sensación… es solo que no quiero que acabe. Delirio descontrolado, la noche cerrada y tu piel como escudo impidiéndole el paso a la tristeza y al dolor… renacer en tus brazos, sentir que sigo viva, sentir tu calor reposando en mi espalda, contemplarte mientras duermes… y esta extraña música envolviéndo la estancia… ¿es tuya o es mía?... no lo sé pero… ¡yo soy tuya!


PD: Nada, nada, mis princesas y mis caballeros, que hoy me he levantado tonta... hoy tengo ganas de salir corriendo... ¿he dicho corriendo? ¡No!, ¡Volando!, ¡Salir volando ha buscar a una ilusión! ; )

¡Les deseo a todos un día lleno de besos y sueños!

miércoles, noviembre 15, 2006

¿Ya no quedan Lágrimas de Ninfa?¡Está bien, lo confieso!Estoy modificando y haciendo crecer un cuento que empecé hace algun tiempo,os dejo un pedacito

(Ya lo has conseguido Amada Meiga, ya lo he dicho... ¡eres una cabezota!,¿De verdad creías que me había desecho de él? No, ¿verdad? Me conoces demasiado... ) ;)

Pasaron los meses, y los años… y un día él preguntó:
-¿Durante cuánto tiempo lloró?

-“Todos los días de su vida”… obtuvo como respuesta…”hasta que ya no le quedaron lágrimas”.

La ninfa se acercó de nuevo a la ventana y contempló lo que antes fue su hogar. Vió el roble azul cubierto de nieve y aquel lago de ensueño, aquel lago de aguas en eterna renovación que ella pensaba que sería inmortal, pero se había secado para siempre. El reino de la fantasía moría sin los sueños mortales… los seres del mundo de la ilusión necesitaban las lágrimas para poder sobrevivir, y ella cada vez iva sintiéndo más frío… lo sentía en la piel, y en el alma también. Aquella luz verde que desprendían sus ojos se había ido apagando, porque hubo un día en que no pudo contemplar nada hermoso, nada bello. Alzó la vista al cielo y no pudo ver aquella estrella de color verde, aquella esfera envuelta en destellos dorados, aquel regalo que un día su creador puso en el tapiz celeste solo para ella, aquel fulgor que ella guardó para siempre como el mayor secreto… Nunca fue confesado, nunca quiso compartirlo con nadie, aquella luz le fue envenenando el espíritu hasta que ya no pudo más y un día, sencillamente, dejó de llorar, porque ya no le quedaban lágrimas. Por suerte en silencio las había estado guardando todas en un frasco de cristal, aquel frasco que tenía dibujada una lágrima azul. Como un zafiro brillante seguía allí, custodiando la esencia humana más pura. La ninfa seguía sin saber de donde había surgido aquel tesoro, muchas fueron las veces que pensó de verdad que había nacido poseyéndo ya el pequeño frasco, no era capaz de recordarlo, simplemente siempre había estado allí… y eran suyas, aquellas lágrimas eran suyas, y utilizadas de manera apropiada servían para curar las heridas… Al menos eso había creído siempre…
Pero un noche acercó el frasco a sus ojos… y volvió a ver aquellas visiones turbulentas que muestran todos los llantos cuando los observamos de cerca. Muy pocos son los que en su camino han leído el libro de las lágrimas sin que estas les consuman, muy pocos son los que han conseguido fundirse con ellas y aprender ha amarlas. El dolor esconde un temible peligro en su interior… puede atrapar el alma de todo aquel que lo contempla. Cuando esto sucede la esencia de todo ser, mortal e inmortal, se convierte en lágrimas y la víctima agoniza en su propio llanto, se pierde en la más profunda oscuridad. Todo ser mágico posee facultades relacionadas con aquellos dones que el ser humano considera imposibles y sobrenaturales, aquellos poderes que los mortales se han conformado con imaginar.
La ninfa poseía también un don, que era a su vez su condena. Ella podía verlo todo, todo menos a sí misma, por ello sus ojos tenían un brillo especial e inconfundible, una luz verde y cristalina que nadie lograba explicar. Y una vez más volvió a preguntarse porqué ya no lograba recordar aquel instante. Había atravesado el puente de piedra, se había enfrentado al reflejo del miedo y había conseguido llegar al mágico espejo que la conduciría hasta su creador, pero… ¿Qué vió en él?, ¿Qué es lo que vió aquel dia en el espejo?, ¿Porqué no logró cruzarlo?, ¿Porqué se rompió en mil pedazos? No podía, ya no lograba recordarlo… Cuando un creador olvida a su creación esta desaparece… ella había sido olvidada, y sin embargo seguía existiendo, que extraño…
Pensó en el Escultor de Almas, aquella creación anciana y sabia que siempre tenía frío. Le imaginó en su cabaña trabajando, con aquella piel de mármol liso, inmaculado y la chimenea permanentemente encendida, la ninfa no recordaba haberla visto apagada jamás… Sin embargo sus palabras habían sido demasiado duras: “Cuando te conocí eras como Peter Pan, ahora en cambio solo quieres crecer…”-le había dicho antes de soltar su mano y alejarse para siempre. Pero se equivocaba, la ninfa no quería crecer, es solo que no recordaba donde había enterrado la fe, y sorprendiéndose a sí misma volvió a llorar, mientras sentía la alegría de que aún le quedaban lágrimas. Podría decirse que el Escultor de Almas no era malo del todo, a veces era bueno del todo, es solo que los Escultores de Almas tienen un corazón tan pequeñito que no les caben dos sentimientos a la vez. Así que la ninfa se diriguió una vez más al templo de la inspiración, aquel templo que estaba en continua renovación. La propietaria de aquel santuario era una Restauradora de Sueños, creaba una vez tras otra aquellas paredes repletas de cuadros de colores, cuadros que encerraban fantasía. Tormentas, nieve y huracanes golpeaban continuamente su refugio, su hogar, pero ella había aprendido a no tenerle miedo al miedo, y cada vez que una ola de destrucción invadia aquel reino La Restauradora de Sueños con paciencia recogía los pedazos, y creaba de la nada un nuevo santuario, bello e inamovible. Por suerte siempre conservaba ciertos pilares en pie, pilares que nada lograba destruir, columnas de magia protegidas por ancestrales hechizos y que serían eternas. La tarea que ejercía aquel enigmático ser era una de las más complicadas, ella era la encargada de inspirar las almas mortales para que siguieran soñando, pero hay almas que no son receptivas a la luz de la esperanza, y la fe es una herramienta que hay que utilizar con delicadeza, con ternura, con cuidado, pues puede causar daños irreparables en las almas. Pero curiosamente, aquella Restauradora sentía muchas veces que no lograba inspirarse a sí misma, que no lograba albergar la fe en sus adentros. Había visto demasiada destrucción incomprensible a su alrededor, demasiada injustícia sin propósito, y había tenido que proteger su romántico espíritu de niña con una fortaleza propia de una mujer.
Todos los seres mágicos ocultan ciertos estigmas que no muestran jamás a nadie, y lo que son capaces de aportar a los demás no logran aplicarlo a su existéncia, albergan siempre en silencio la duda y el desconcierto, ese es el triste castigo que arrastran por haber rozado un pedacito de verdad, y lo arrastran toda su vida, como si se tratara de un lastre predestinado.
Si alguien era capaz de recordar el instante en que la ninfa dejó de llorar sin duda era la Restauradora de Sueños.
Así que la ninfa se sentó a su lado en el suelo y con inocencia le preguntó:
-¿Tú lo recuerdas?, ¿Logras recordar aquel instante?,¿Cómo fue?Lo he olvidado…
Y la restauradora sonrió con dulzura contemplando que la ninfa seguía siéndo una niña, pues lo que inquieta a un adulto jamás inquieta a un niño, y lo que inquieta a un niño jamás inquieta a un adulto:
- Un día viniste a este templo, te sentaste, me miraste, y sencillamente dijiste que se había acabado. Literalmente tus palabras fueron: “Ya no puedo llorar más, aunque lo desee, no me salen las lágrimas… creo que ya no me quedan…”Y desde ese día no has vuelto a hablar de ello, y no te he visto llorar nunca más…”
Y la ninfa pudo recordarlo… en realidad nunca lo había olvidado, es solo que el dolor la había alejado de todo aquello en lo que creyó una vez. Volvió a su castillo de marfil y cogió aquel cuento inacabado que tenía guardado en un cajón… después de todo era una gran historia… Y llorando lo sentó en su regazo y volvió a leer aquellos blancos pergaminos… “Bueno”- pensó cuando acabó de leer todo lo que había escrito en el pasado- “habrá que modificarlo un poco, habrá que prescindir de ciertas cosas y crear algunas nuevas…a ver que invento ahora para que esto siga sin él, ¡Bah! No importa, seguro que algo sale al encuentro en mi camino…”
Porque las lágrimas de ninfa son un misterio que muy pocos han logrado conquistar, son un tesoro muy valioso, pero son muy frágiles, y hay que guardalas en un frasco de cristal y protegerlas con zafiros azules, si no desaparecen. Quienes han visitado el mundo de la ilusión alguna vez saben que la ninfas solo lloran una o dos veces en toda la eternidad, y hay que procurar que sus lágrimas no se desvanezcan en el aire… pues solo sus lágrimas pueden curan ciertas heridas. Solo las ninfas conocen los parajes donde crecen lilas que se abren con la luna llena, solo ellas conocen los bosques donde habitan unicornios y orquideas de luz, orquideas que nos ofrecen calor cuando nos hemos alejado del sendero y nos hallamos perdidos y sin brújula.
Las ninfas guardan en un cofre un rayo de luna, y cuando les acaricias el alma te ofrecen un pedacito: “Guárdalo- te susurran- te protegerá de las noches sin estrellas…”
Saben donde se esconden las semillas de la felicidad, y a veces, solo a veces, vierten una sonrisa en el lugar adecuado para que crezcan árboles sin raíces, árboles que no necesitan agua para crecer y que viajan por todos los reinos ofreciéndo una dulce sombra al caminante cansado… Porque todas las lágrimas se secan, todas… menos las de ninfa.

lunes, noviembre 13, 2006

Encuentros mágicos

Encuentros mágicos, fugaces, que marcan, encuentros que el destino nos regala y que no sabemos porqué recordaremos siempre...Hace tres días tuve uno de esos encuentros maravillosos... Era un viernes de esos en que uno se plantea si ha vuelto a los dieciséis años, un día de esos en que no puedes dejar de reír, un dia de esos en que te encomiendas a la lujuria. El mundo te parece un lugar perfecto, las relaciones y las charlas con los desconocidos fluyen de manera atural, y te sientes en paz con la humanidad, te sientes feliz, sientes que todo marcha bien. Allí a donde vas encuentras besos y abrazos, personas que te conocen, y es que a veces da gusto volvera esos lugares donde no logras, aunque quieras, pasar desapercibido, donde todo el mundo sabe tu nombre, donde todo el mundo baila al mismo son, donde todo el mundo es un pedacito de tu pasado... la ebriedad puede superar límites insospechados, y una no sabe muy bien como ha acabado danzando balet con veinte personas en medio de la calle, pero le da igual, porque es un momento irrepetible que quedará grabado por siempre en su memoria. Conocidos, amigos y gente que sencillamente pasaba por allí, personas que se unían a nuestra fiesta, todos jugando a ser bailarinas, fingiendo que no hemos crecido, cantando a grito pelado Manolo García, plantando sueños de marihuana y tocando guitarras, bajos, pianos y baterias imaginários... por no mencionar el recital de poesía a lo Club de los Poetas Muertos, o la paranoia de imaginarse a Aristóteles cantando en tu móvil: "Tengo, tengo la camisa negra, porque negra tengo el aura..."
Ya veis, salir de fiesta con filósofos es divertidíssimo, además de surrealista. Gente que piensa, que va de frente, que comprenden que el mundo puede ser un lugar mejor y luchan para que lo sea, personas que en el fondo conservan la fe en el ser humano y te devuelven la esperanza.... no hay mejor compañia que la sabiduría, es una pena que esté tan mal pagada.
Como era de esperar acabamos todos tirados por el suelo mirándo las estrellas (vicio que me encanta y que practico a menudo, sobretodo con personas a las que amo). El suelo es increíble, es eterno, está por todas partes, y lo mejor que tiene es que puedes utilizarlo a tu antojo, sirve para todo (sobretodo para dar besos cerca de él), es una fuente de recursos inagotable. Me acerqué a un grupo que estaba a nuestro lado y les pregunté si podían darme un cigarrillo. Una de las chicas, morena, pequeñita, con unos grandes ojos azules, extendió sin dudar su mano y me lo ofreció.
-Gracias-le dije.
-Sí, dale las gracias de verdad- me dijo mi restauradora de sueños- porque nosotros ya le hemos pedido dos cuando hemos salido, pobrecilla, la estamos asediando...
Y es que a las seis de la mañana el tabaco escasea, y cuesta mucho encontrar un alma caritativa que apague tu ansia (y tus vicios), ya sabemos todos que por desgracia la bondad gratuita está en peligro de extinción, y el dar sin esperar ya no se lleva, que pena :(
Así que con toda la sinceridad y la naturalidad del mundo miré a la chica y le dije:
-Perdona, no sabía que ellos ya te habían pedido, que buena eres... te amo, te amaré toda mi vida.
Ella me miró con aquellos ojos de mar, y sonriendo me dijo:
-Eres preciosa...
Y yo, sonrojándome, me quedé muda, compungida, no esperaba aquella reacción (una vez más pensé: por decir lo que pienso sin pensar lo que digo más de un beso me dieron, y más de un bofetón). Quizá es que mi agradecimiento fue profundo y ella supo capatar la belleza del momento... o quiza ya nos habíamos conocido en otra vida y no podíamos recordarlo.
-Has hecho algo muy bello...- me dijo- no voy a olvidarlo nunca. A partir de este momento cada vez que esté triste o tenga ganas de llorar pensaré que no estoy sola... pensaré que por algún lugar, en algún rincón de este mundo, hay una persona que me amará siempre... una chica, una chica que un día me miró y me lo dijo sinceramente, una chica que había aprendido a dar las gracias con el corazón...
-De acuerdo- murmuré con timidez mientras me perdía en su mirada- y yo jamás olvidaré que desde este momento, en algún lugar de este mundo, hay un alma pura, un alma de ojos azules a la que amaré toda mi vida...
Y ella volviendo a sonreir me abrazó... y se fue, dejándome envuelta en magia y en paz.
Es precioso encontrar estos rayos de luz entre tanta oscuridad, esos rayitos de sol que nos acarician suevemente el corazón... así que cogí pluma y papel, porque merecía ser escrito.

PD: Por cierto tesoro, esta mañana estaba vaciando los bolsillos de mis pantalones, ¿y a qué no sabes que he encontrado? ¡¡¡LA PIEDRECITA QUE ME DISTE AQUELLA NOCHE!!!Me fascinó, y la guardé para que no se perdiera, no recordaba donde la había dejado, últimamente me lo meto todo en los bolsillos, no sé que me pasa... La llevaré conmigo siempre, siempre, siempre... la cuidaré y la protejeré, y ella a mí... te adoro, y me vuelve a doler la nuca de mover tanto la melena... ¡¡¡pero es que cuando estás tú no puedo evitar saltar contigo y con los bucles de tus cabellos!!! ¡+ Arriba, + arriba, + arriba! Donde la realidad no pueda envenenarnos el alma... y porque siempre es mejor más que menos ;)

viernes, noviembre 10, 2006

Duele el corazón cuando te lo dejas cerca del final... donde todo empieza

No soy una muñeca de trapo, si no me amas ¿porqué me abrazas, porqué me besas, porqué me acaricias? Ya traigo cicatrices, ya sé lo que es sentir que se te parte el alma, no quiero volver a caminar por esos senderos. Estás muy equivocado si piensas que es lo mismo querer dormir conmigo y no querer dormir solo. Siempre fuíste mucho más que una triste sábana de fuego, y no quiero que ahora te conviertas en eso... ¿es que no lo comprendes? cada vez que apareces dejas en jaque toda mi vida... he crecido,ya no me me empacho de caramelos en forma de corazón... hay muchos conceptos de amor que ya no me como...tómame, aceptame entera tal y como soy... pero no me engañes, porque estoy a un paso de creer en los ateos... pero si me miras, si TÚ me miras, si vuelves a acariciar mi espalda... te creeré, creeré en TI, porque no puedo evitarlo. Así que si tienes pensado navegar entre dos aguas lárgate, desaparece de mi vida para siempre, no soy un jodido reloj de arena que puedes invertir cuando te conviene...
-"¿A dónde vas?"- preguntas... puede que no sea la mejor pregunta que se me puede hacer en estos momentos... no lo sé... quizá solo estoy esperándo que me pidas que me quede a tu lado.

miércoles, noviembre 01, 2006

Unas palabras para tu don

A ti, que eres poesía en movimiento, gracia gentil, inspiración sublime… A ti, que acaricias la forma y besas con dulzura el color… A ti, que guardas algún resquicio celestial y divino en tus manos. A ti, que posees el don de crear ilusión y belleza, que haces crecer los árboles, que das vida al arpa artística… A ti, que has logrado conservar la esperanza de que el mundo puede ser un lugar mejor…Mi reflejo me habla, me devuelve la mirada, ¿qué intentas decirme?, ¿porqué me miras así? Y la musa fluye sin mi permiso, inunda la estancia…

Silencio… silencio para que hable la musa… ¿qué te susurra? mi guardián de lo increado, ¿qué secretos guarda amorosa entre los bucles de sus largos cabellos? Cascadas de ósculos, copas que contienen esencias infinitas… y esa mirada, esa mirada de color miel, esa mirada de color verde, esa mirada que paraliza hasta al más sutil de mis sentidos… Olas dulces en mi interior, olas que mecen, olas que arrasan, olas de emoción que rompen contra el santuario de mis sueños sin abatirlo…agua que cala hondo, agua contra la que no puedo luchar, agua de la que no puedo huir… y el lienzo en blanco, y el papel en blanco, esperando la mano que le dé vida, esperando el impulso de lujuria que logre abarcar la belleza de lo que la conciencia no puede expresar… silencio, silencio para que hable el inconsciente por mí, silencio para que la musa danze por mis adentros, silencio para que cobre forma tu fantasía, te dejo el silencio… el silencio que sabrás llenar con pinceladas de exótica belleza, de surrealistas visiones, de verdades disfrazadas de mentiras… Ahora, ahora es mi musa la que habla, lo hace continuamente, y no me escucha, sencillamente brota, sencillamente te abraza en la distancia, abraza tu recuerdo y tus suspiros, abraza todo lo que quedó por decir, abraza todo lo que la racionalidad no alcanza a comprender… alguien dijo una vez que la vida es una canción larga, una canción que a veces nos hace llorar, una canción que a veces nos hace reir…
Y mi musa, que es todavía una niña, se encoje cuando la escucha, enmudece saturada de magia sobre lechos de pétalos de rosas con olor a lavanda, se tumba en el suelo y contempla el cielo, se deja cubrir por tapices de estrellas, amplia la visión y te recuerda en cada soplo de aire no contaminado, en cada hoja seca que muere para dar paso al nacimiento de una nueva luz…
Dime, creador de sueños incorpóreos, amante de lo intangible, adorador de esa condena que es la libertad ¿qué es lo que te dicta el corazón?, ¿hacia dónde señala tú brújula? He visto la más pura concentración en tus pupilas, he visto a tu musa arrastrarte por sendas oscuras y paisajes idílicos, te he visto perdido, te he visto enloquecer de vida en un instante, te he visto sentir demasiado, te he visto saber demasiado, te he visto no comprender y seguir caminando…Tu musa es fuerte, habla de luz, y de sombra también, se filtra en cada gesto de tu rostro, en cada sonrisa que nace del alma… hay besos que no suenan, pero que se sienten por dentro como una enigmática melodía. Hay sentimientos que brotan cuando estamos dormidos, hay palabras que solo se escuchan cuando afinamos las cuerdas del corazón… y son las que enloquecen mi don, y son a las que amo sin poder evitarlo, porque adoro lo fugaz, pero no lo intrascendente, porque adoro los instantes en que mi musa pide a voces acariciar la tuya… “-¿Qué es?”- le pregunto a menudo, pero sonríe y sigue bailándo, y yo vuelvo a escribir que no sé explicarlo, y vuelvo a preguntarme como consigues estar en mi vida sin estar… ¿porque tengo la sensación de que me conoces sin conocerme?, eres algo que ha permanecido en mí de forma latente a lo largo de los años, y como una brisa consigues pasar inadvertido entre las grietas de mi fortaleza, te instalas en mis pensamientos, agitas y descolocas mi interior y lo que pienso de las cosas, me complicas, me lías, y provocas que la musa vuele, porque yo solo sé poner cara de idiota. Mentiría si dijera que he dejado de escribirte, mentiría si dijera que he dejado de pensarte… ¿Te he convertido sin darme cuenta en un ideal? ¿Qué es lo que guardas que hace que necesite expresarlo de alguna forma? Cuando me hablan de belleza me acuerdo de ti, no quiero que me pregunten porqué, no lo sé, pero así es… mi musa ya no sabe concebir tal concepto sin que te filtres tú por sus anhelos… y, ¿Qué quieres que diga? cuando te miro, decir que tiemblo, se queda corto…




-Yo soy ardiente, yo soy morena,
yo soy el símbolo de la pasión.
De ansia de gozes mi alma está llena,
¿a mí me buscas?

-No es a tí, no



-Mi frente es pálida, mis trenzas de oro,
puedo brindarte dichas sín fin.
Yo de ternura guardo un tesoro,
¿A mi me llamas?

-No, no es a ti

-Yo soy un sueño, un imposible,
vano fantasma de niebla y luz.
Soy incorpórea, soy intangible.
No puedo amarte

-Oh, ven… ven tú

sábado, octubre 21, 2006

Sinceramente ojitos tristes... ¿has conocido alguna vez en toda tu vida a dos seres que se hayan amado así?


“Varias muchachas de largos cabellos emergían de las aguas infestadas de carencias, Liberándose de las ciénagas donde el vacío y el olor a muerte asfixiaba el canto de los sapos, aparecieron ante Favole las esperpénticas hadas del desamparo.

Escucha el silencio… en mi reino la vida no existe, pero algo nos une a ella…”

Favole. Gélida luz


Caminaba entre árboles cubiertos de nieve. El paisaje bucólico se había convertido en un paraje desolador, frío y silencioso. La primavera había desaparecido para siempre de su mirada y las flores menguaron en una danza mortal que las condujo a la perdición. Le miró por última vez tratando de encontrar un aliento de vida en sus ojos, pero aunque lo hubiera conseguido era ya demasiado tarde… y con sus largos cabellos ondeando al viento dio media vuelta y desandó el camino andado, se perdió para siempre entre las desnudas ramas de la melancolía y se alejó de aquel lago convertido en hielo, hielo que ardía en la piel. Con expresión lánguida dejó caer una lágrima azul, una lágrima, aunque quizá fue la última, la que más dolió, la que marcó para siempre el blanco camino, dejando un profundo estigma, grabando en sus adentros el lugar donde murió el amor con un suspiro… y maldijo y amó aquel segundo como si hubiera sido el único de su vida… no volvió la cabeza hacia atrás, se llevó abrazado a su alma aquel recuerdo doloroso al que besó una primavera… una primavera que ya no podía volver, que se perdería en el santuario del tiempo y quedaría inmortalizada en cada pliegue de su espíritu, en cada gesto de sus manos , en cada aliento que se apresuraba a escapar de su corazón.

“…Tú…Tú por siempre… Tú, pieza única y diferente…”

Y sin pisar el suelo, en la más profunda oscuridad de los pasillos de su castillo, siente como vuela, como se desvanece, como se funde con el aire todo lo que alguna vez creyó que era bello. Como un espectro invisible que apenas logra sostener el candelabro en sus manos vaga por las estancias… pero ya no queda nada, tan solo el vacío del alma que devora la luz como un agujero negro insaciable. En los torreones es más fácil soñar, y como un vigía espera un rayo de sol en el horizonte, una chispa de creación que detenga con ternura a la nada… la nada que se acerca a su pecho, e impotente se va sintiendo extraña, diferente, metamorfoseada…


Bailando entre bailes de máscaras, donde se esconde el rostro de un amor perdido, donde las lágrimas no pueden ser vistas, donde todos los deseos juegan al escondite y dejan entrever sonrisas sensuales de fantasía. Consiguió llegar a aquel reino sagrado y maldito, aquel lugar que un día creyó que sería un santuario eterno… Se sentó en el Puente de los Suspiros, ella deseba que aquellas aguas fueran azules, pero no lo eran, y por primera vez en su vida comprendió que quería decir ser de piedra. Piedra fuerte, inalterable, que no se inmuta, que guarda témpanos de hielo en el corazón… ella se había vuelto de piedra, como aquel puente mágico que escondía mordiscos en los cuellos vibrantes de vida. Se esforzó por recordar aquel olor familiar, pero sintió el golpe del tiempo, de ese tiempo que nos cambia por dentro… y supo que jamás volvería a ser la misma después de aquello. Sin máscara y en soledad contempló el canal Veneciano, mientras imaginaba sentimientos que ya no era capaz de sentir, pensando que la felicidad no yacía en aquellas aguas… nadie supo jamás lo que fue sentirse desterrada, alejarse de su castillo y de su hogar, de su fortaleza, de todo aquello que conoció y amó. Bajo un cielo oscuro ensució su pureza y su inocencia con el miedo metido en las venas, con el silencio envenenándola de nostalgia… y vestida de luto acudió al entierro de su fe con la resignación anclada en sus entrañas. Noches de terciopelo, suaves besos de otoño, debe alejarse, lo sabe, dejarlo todo atrás de nuevo… y esta vez para siempre, dejar que todo se desvanezca en la niebla de lo que no pudo ser. Albergó la duda y el desconcierto, y la espera de lo que nunca iba a llegar se convirtió en ansia, delirio, desesperación y locura. Coronas de espinas, iglesias derruidas, ángeles sin alas… ¿Cómo despertar algo que ha muerto, que no existe? Inquietud como estado permanente. Mirando de soslayo divisó dos caminos, pero se quedó sentada sin saber a donde ir. Hacia delante, sí, pero mirando hacia atrás por si vuelve a sentir la perfección de la caricia, como una niña perdida que desconfía de los vientos que cambian repentinamente las cosas de sitio. Y emprendió de nuevo el camino, se lanzó a la madriguera de conejos que no sabía a donde conducía, vio espirales de magia entre palabras de sueños, y promesas vanas de eternidad. Encontró piedras de colores predispuestas a lo largo del sendero… las abrazó, las recogió, y las convirtió en amuletos que encierran la fe de la espera. Y ahora siente la búsqueda como estado permanente. Limpiezas de alma, gotas frías del manantial de las montañas sobre su frente, lágrimas que amplían su mirada, la mirada del que no sabe lo que busca, pero sabe que no lo ha encontrado. Árboles milenarios intentando crear un lenguaje nuevo e inamovible, ¿Cómo saciar el alma cuando se han perdido las coordenadas y el destino? Las trompetas del gran juicio resuenan entre los carruseles infantiles, las máscaras se convierten en poderosos artilugios que esconden la esencia vital de la pureza natural y ancestral. Con el hedonismo del peregrino sigue devorando tiempo y espacio, recuerdos y laberintos de fechas y nombres. Trajes, trajes de melancolía que se ciñen a la piel, ojos de cristal que reflejan mil realidades distintas, jardines de orquídeas que no necesitan agua para seguir creciendo… orquídeas huérfanas que saben vivir de una alegría. Música celestialmente atronadora en sus oídos, envolviendo la niebla y el sendero que conduce a ese cementerio de sueños al que acabamos regresando una vez tras otra… y conocemos tan bien ese lugar que llegamos a él sin apenas levantar la vista del suelo.

Luchas perdidas, eternas tempestades, ramas de árboles sabios y antiguos y que se secaron para siempre… ¿porqué?, ¿porqué cuesta tanto encontrar el reflejo verdadero? Miradas perdidas, el encuentro cara a cara con nuestro “yo” más profundo, que desea seguridad y se alimenta desesperado de impulsos adolescentes, el angustioso “ser o no ser”, “te amo o no te amo”, la eterna elección de la que no podemos huir y que alberga sueños imposibles, que vuelve a crecer con aquellas lilas que solo se abren con la luna llena. Ya no hay mampara de cristal protegiendo la flor del destino… y se oculta en el campanario de Notre Dame, envuelta por el olor a incienso y a fe desmedida, envuelta por el silencio de unas gárgolas lúgubres que anidan en el seno de profundos misterios. Plegarias, súplicas, almas atormentadas esperando un milagro y enamorando a sus sentidos, arte en estado puro, el arte que nos enseña y nos acoge como una madre… y su musa murmurándole al oído con una dulce voz:

-“Acude al bosque de Sherwood… y busca a Robin Hood…”


"Encontré una dama en los campos muy hermosa… como doncella de un cuento, su cabello era largo, sus pies ligeros y sus ojos salvajes. Tejí una corona para su cabeza y también brazaletes, y un fragante ceñidor, me miró como si amara, y dejó escapar una dulce queja.

Le Belle Dame de Sans Merci 1795-1821

miércoles, octubre 18, 2006

A menudo la lluvia del azar enmaraña nuestro pelo, pero... ¿y lo bien que nos lo pasamos?


Mi princesa no tiene corona, no es una persona de sangre azulada. No vive en absurdos relatos de hadas, hace vida insana y de noche se vuelve tan republicana... no tiene castillo, y no duerme en sábanas de seda blanca. Mi princesa no tiene lacayos, no cambia unos callos por platos diseño, dejó su niñez en la casa de empeños, y tiene su reino en el jardín que hay entre sus piernas. Cual Juana la loca, se pierde en los excesos que a veces salen de mi boca. Tiene un baúl lleno de secretos inconfesables, a veces bebe y comprende más de lo que debería, y a menudo ni dice lo que piensa ni piensa lo que dice... pero no tiene malícia, mi princesa señores, jamás presentó las notícias.
Mi princesa no da en noche buena discurso en la cena, no sale en los sellos, no entrega trofeos, le pierde el perfume letal del deseo... y no hay quien la ate, no precisa a papá ni a mamá para dar jaque mate. Le gusta pasear conmigo por las calles mientras sentimos que nos comémos el mundo, y le divierte el surrealismo tanto como a mí. Mi princesa tiene una hipoteca, algún que otro sueño imcumplido y un curro basura. No tiene un Velázquez entre sus pinturas y frecuenta garitos donde siempre hay más ranas que principitos. Le sobra nobleza, aunque nadie se incline a sus pies y la trate de alteza. Cuando estamos solas se pasa por el forro tanto protocolo, no tiene avaricia, mi princesa señores jamás presentó las noticias.... pero es mi princesa.

Por estar aquí, y ahí y ahí... por ser una brújula que no indica el norte, sino algo mucho más interesante. Por hacerme reir, por hacerme llorar, porque no puedo recordar un solo día en el que no me hayas dado un abrazo. Por ser un paraje que no me canso nunca de descubrir, por convertir tu casa en un barco para que navegue el sueño solo por mí... Por ser confidente, hermana y a veces hasta madre. Por ser Hada Madrina, Pepito Grillo, y Campanilla... por no soltar mi mano cuando me tiro por la madriguera de conejos que no sé adonde conduce... porque nunca te importó caminar a mi lado a oscuras y sin saber a donde vamos, por amarme por lo que soy y llevar tan bien un trabajo tan difícil como lo es cuidar de mí, de mis arrebatos y mis desniveles... por darme tu abrigo cuando salgo a la calle en manga corta (sí, ya sé que debo cojer la chaqueta, ya me lo has dicho, pero soy una irresponsable...)... porque podemos arrancarnos la cabeza mil veces sin dudar que nos queremos... sencillamente... por todo.

PD: Che boluda! ¿Qué decís? Yo siempre os amo más que vos a mí... ¿quereis casaros conmigo? Maldito el día en que me sentaron al lado de vos en aquel instituto...

domingo, octubre 15, 2006

No has sabido, no has querido, no he sabido, no he querido...

"Labios compartidos, labios divididos... yo no puedo compartir tus labios.
Tienes el sabor de lo equivocado. Amémonos a escondidas, hagamos de nuestro amor el secreto más profundo, aunque lo cante todo el mundo. Empezando a hacer exacto lo incorrecto..."

No has sabido ver, no has querido mirar con el alma
No he sabido mostrar, no he querido reprocharte nada
No has sabido escuchar, no has querido preguntar
No he sabido hablar, no he querido sentirme frágil de nuevo
No has sabido llegar a tiempo, no has querido arriesgarte
No he sabido olvidarte, no he querido perderte para siempre
No has sabido esperar, no has querido concretizar
No he sabido quedarme en tus brazos, no he querido retenerte esta vez
No has sabido decir que sientes, no has querido engañarme
No he sabido adivinar que piensas, no he querido abrazar este silencio
No has sabido conocerme, no has querido imaginar
No he sabido decir te quiero, no he querido ser tuya
No has sabido que pasa, no has querido forzar las cosas
No he sabido que pasa, no he querido abrir de nuevo esta herida
No has sabido donde estaba el límite, no has querido invadirme
No he sabido controlar el miedo, no he querido rechazar la duda
No has sabido leer en mis ojos, no has querido ver la realidad
No he sabido fingir que no duele, no he querido esconder la desilusión
No has sabido ver que me marcho, no has querido pensar nunca que no volveremos a vernos
No he sabido quedarme a tu lado sentada, no he querido sentir que no puedo besarte
No has sabio mantener la distancia, no has querido profundizar en mis sentimientos
No he sabido esquivar tus mentiras, no he querido engañarte jamás
No has sabido coger este suspiro, no has querido preguntarte porque estoy aquí
No he sabido hacer lo que deseaba, no he querido darle un nombre a esto
No has sabido controlar los abrazos, no has querido pasar inadvertido en mi vida
No he sabido buscarte, no he querido correr el riesgo de no encontrarte
No has sabido nunca el porque de mi decisión, no has querido cortarme las alas
No he sabido expresar lo imporatnte que eres para mí, no he querido creer nunca que es a mí a quien amas
No has sabido equilibrar lo que dices y lo que haces, no has querido dejar de pensarme
No he sabido dejar de escribirte, no he querido volver a perder
No has sabido jugarte la fe, no has querido decir nunca el dolor que albergaste
No supe ver tus lágrimas, te pido perdón,... y no he querido que vieras las mías, aunque sé que te las mereciste siempre...

"Asomaba a sus ojos una lágrima
y a mi labio una frase de perdón.
Habló el orgullo y se enjugó su llanto,
y la frase en mis labios expiró.
Yo voy por mi camino, él por otro,
pero al pensar en nuestro mutuo amor
yo digo aún: "¿Por qué callé aquel día?"
y el dirá: "¿por qué no lloré yo?"