lunes, enero 23, 2006

El carrusel de la discontinuidad


Tensiones articuladas bajo cielos inmensos de color malva, me paso la vida dándole sentido a las cosas que me envuelven, me pregunto cuanta gente hace lo mismo... Vivímos en un mundo en el que cuesta hablar de un "nosotros", y es que la individualidad es lo único que nos hace especiales, aunque comporte soledad. En realidad solo la globalidad nos hace grandes, fuertes.
Hay demasiada gente sola, y demasiada gente aglutinada, formando una masa que se deja llevar por los acontecimientos... paradoja, paradoja eterna recorriendo os altares del alma, muchas posibilidades y una sola verdad, pero ¿dónde?.
La ignorancia y la duda es el sustento de la fantasía, la imaginación y el sueño la única medicina del espíritu. Amamos porque creemos, creemos porque es necesário. Todo aquello en lo que volcamos nuestra fe se convierte en el sustento vital, sin que apenas nos demos cuenta, y tendemos a valorar lo finito, lo fugaz, nunca podríamos amar la eternidad porque ser infinito no significa ser inalterable. La vida es un continuo cambio hacía la perfección, pero ésta a su vez es monótona y aburrida. Música, música que me inspira ternura en esta tierra de nadie, perdda en algo que la supedita. Continuar, no setenerse, seguir nuestra limitada lógica, aplicar a nuestra existéncia los conocimientos adquiridos, encontrados o incluso comprados en nuestro camino sin final... ni principio.
El pensamiento se centra en el ritmo discontinuo de las respiraciones, y tiene como núcleo la discontinuidad misma, todo fluye, encuentra su cauce... o debería hacerlo.
La pregunta alimenta la respuesta y la respuesta a su vez la pregunta, todo forma parte de un núcleo inmenso...
Realidades mezcladas con desconfianza, falsas apariencia sentre un amultitud de relatividades. Elevación hacia la superstición y caída al suelo en continua erupción.
Consecuencias de causas efímeras y mediocres... la vida no es de color de rosa, tengo sueños baratos y aún así muchas veces ni siquiera se cumplen. Errores de los que no me arrepiento, confesarse y darse la absolución es un buen método para sentirse dueño de uno mismo. Las personas piden abrazos que luego rechazan y rechazan muestras de afecto que imploran en secreto ¿dónde está la fidelidad a los conceptos que reconocemos como válidos? Perspectivas creadas a través de ejes cristalinos, aunque nunca me gustó ni la nitidez ni la transparencia, sino el reflejo, el reflejo que permite observarnos y analizarnos.
Ondeamos entre cabarets crueles y escenarios vacíos que sentimos que hemos de llenar, rodamos como una veleta, siguiendo el modelo ideal de persona que nos hemos propuesto ser pero no somos... el carrusel de sueños infantiles también se desvanece. En el fondo todo són prototipos definibles... de lectura simbolista.

1 comentario:

juan martinez dijo...

La vida gira y gira y el secreto es no caer en el intento, seguir la espiral en un mundo de luces y sombras, amenizadas por el suave vaiven de los caballitos, iluminado por las luces de la feria y animado por la música estridente.

Da gusto leer tanta fantasia.

Aunque seas un sujeto invisible de esa locura que es internet.

Un saludo de un artista en Bélgica.