jueves, enero 19, 2006

Lagrimas de ninfa



Cada lágrima se convirtió en palabra, y brotó de sus ojos una semilla que acabó convirtiéndose en relato, en suspiro, en un silencio destinado ha acompañar la soledad del alma... la tinta brotó con fuerza del interior de todos los seres que habían conservado en algún lugar de su esencia la capacidad de soñar... y así, entre princesas góticas y eternos castillos de marfil, junto a estatuas de misteriosos ángeles vivos, bajo bóvedas inmensas de estrellas, encontré un lugar donde engendrar la ilusión.
Bienaventurados los que aún conservan, en algún lugar del corazón, la capacidad de asombrarse, pues ellos heredarán el reino de lo intangible.

1 comentario:

Ninivé dijo...

No poder arrebatar ni un instante a la jornada me hace casi imposible escribirte durante el día, y digo casi porque aguardo el mas pequeño resquicio en el tiempo para, como ahora, poder evadirme y buscar un rincón donde hacerlo. Y vi la señal de que tenía carta tuya nel fb, pero apenas dispongo de unos minutos y si entro se que quisiera leerte y responderte y te leería de nuevo y si tengo ese numerito rojo que me indica que han hecho tal o cual cosa en los muros quiesera responder a todos y.... y todo ello pensado en décimas de segundo, opté por darte una sorpresa viajando hasta los confines de este lugar y dejarte en el unas palabras cuando sucede que quien se llevó la sorpresa fui yo!!
Y aquí me tienes... en lugar de unas palabras párrafos de ellas, y es que la coincidencia me dejó helado... Ambos comenzamos nuestros blogs, sin sabernos, sin conocernos, por el mismo principio: soñar, soñando, creando un espacio para los sueños. Mi blog, si lo ves, comienza con una composición que hice de un sueño que acompañó desde pequeño... volar.
Y hoy volé, volé hasta aquí, hasta el lugar donde nacen los sueños, donde lágrimas de emoción se transforman en un hada.

Ahora he de volver y corriendo al mundo laboral, pero ya con la alegría doble de saber que tengo carta tuya y de haber hallado este lugar, o haberme atrapado este momento.

Un abrazo mágico