viernes, febrero 24, 2006

La evidencia del silencio compartido


No es tristeza, ni tampoco soledad... es otra vez la maldita melancolía, a la cual detesto y amo por igual, a la que me abrazo sin quererlo, a la que oigo suspirar en mi cabeza noche tras noche. Víctor Hugo dijo una vez que la melancolía es la felicidad de estar triste, y es cierto, totalmente cierto, nadie podría haberlo descrito mejor... sensaciones mezcladas engendrando una emoción nueva, que a su vez provoca una extraña sonrisa... ya no quiero comprender nada, no puedo racionalizar mis sentimientos y eso me perturba profundamente. Tal vez es la evidencia de este silencio compartido, tal vez amo a las personas más por lo que callan que por lo que dicen. Como me gustaría no pensar tanto en ti, no soñarte a todas horas,quererte un poco menos,dejar de preguntarme que sientes cuando me miras y un pedazo de alma se filtra a través de mis ojos, no sentir este miedo placentero que me hace fragil y vulnerable, admirarte de una forma limitada, quererte menos... Pero siempre lo consigues, me superas y me enamoras, sin un porqué, sin una lógica... sencillamente soy feliz pensando que existes, aunque a veces solo sea en mi fantasía, eterna hoguera que nunca se apaga,manantial de sueños eternos e inalcanzables... me haces perder la razón, me vuelves loca, me complicas... y lo peor es que te adoro por ello, y lo peor es que me gusta dejarme llevar por el huracán que provocas en mí, por la magia y la luz que desprende tu esencia, tu yo, aquello que no logro explicar con palabras... tan solo diré que me paso la vida intentando describir la belleza de las cosas, pero te miro y enmudezco. "Retorciendo palabras de amor... intentando que quieran decir lo que yo ya no puedo..." no voy a seguir escribiéndolo, Fangoria ya lo hace por mi.

No hay comentarios: