viernes, junio 16, 2006

Se me olvida


De la unión de la magia, el silencio, la tristeza y la ilusión surgió un paraíso de sueños. ¿Lo cree yo?, ¿Lo creaste tú?, en realidad no importa, ambos lo convertimos en nuestro y nos alimentamos de él hasta que logramos acabar con todos sus recursos. Fui una rosa en esos bellos parajes exóticos, vi unicornios y ninfas, y estrellas verdes con destellos dorados. Fui feliz bailando entre árboles milenarios, entre palabras élficas y sueños de trascendéncia. No logro recordar cuantos te amo fueron pronunciados con el alma, cuantas veces así, de misteriosa foma, logramos desprendernos de la realidad indagando uno en los ojos del otro, dejándonos transportar por lo indescriptible, por una extraña conexión mística que, aún hoy, no soy capaz de explicar. Viajes espirituales, llegamos a encontrarnos en realidades distintas, en mundos inpalpables, en esferas invisibles para el ojo mortal. Nos perdimos cientos de veces en una realidad espiritual de la cual nuestros cuerpos tan solo eran el reflejo de nuestra esencia, nos abrazamos, nos perdimos, nos desprendimos de nuestra cárcel, de aquello que nos hace humanos, y naufragamos infinitas noches en ese paraiso que solo tú y yo conocíamos, que nos asustaba y que hacía nacer el desconcierto en nosotros. Muchas fueron las veces que embriagado de una energía indescriptible me preguntaste "¿qué me haces?"... y yo callaba, callaba porque no lograba expresar tanta conexión natural e invisible.Pero se me olvidó, se me olvidó que podías ser efímero, se me olvidó que podías marcharte, se me olvidó que podias soltar mi mano. No calibré el peligro y me embriagué de toda esa magia, se me olvidó por completo que podías hacerme daño. No lo pensé, tuve la seguridad de que seríamos eternos, tuve la seguridad de que jamás dejaríamos de buscarnos y encontrarnos. Creí que nuestros lazos eran cadenas, creí que nuestras almas jamás se olvidarían de aquel paraíso eterno. Te regalé mis lágrimas, lo más puro que poseía, pensando que siempre sabrías valorarlas, pensando que, cual alquimista, las mezclarías con las tuyas creando de esta forma el elixir de la vida eterna. Se me olvidó, se me sigue olvidando que fuiste fugaz, se me sigue olvidándo que no sé donde estás, se me sigue olvidado que ya no puedo seguir el rastro que dejas por el firmamento. Siguen brotando bellas flores, siguen naciendo nuevas estrellas, la luna sigue colocada en el mismo lugar... pero todo parece carecer ya de sentido y de rumbo.Vacío, vacío donde antes hubo tanto, los recuerdos se esfuman y siento la necesidad de inmortalizarlos. Se me olvida, se me olvida que tu voz sonaba a música celestial, se me olvidan tus suspiros, se me olvida que negándote me niego, se me olvida que en la oscuridad tu piel fue un escudo que me defendió de la tristeza, se me olvida que podía dormir abrazada a tu fragancia, se me olvida que fuiste fuente, remanso de paz y luz del alba, se me olvida que fuimos dos cuerpos y un alma, se me olvida que contemplamos mil veces el cielo, se me olvida que eras la estrella que más brillaba, la única, la mía, la que creeía poseer. ¿Dónde irá todo lo que quedó por decir?, ¿Dónde se esconde el sentimiento que te erizaba la piel?, ¿Dónde se perdieron los escalofríos y los suspiros que emanaban de mis ser?Fantasías desubicadas, huellas imborrables en mi corazón, profundas heridas que no sé como sanar. Veneno, veneno que arrasa con todo lo que se me olvida, imperfección sumada a la sensación de estar perdida. Sigo mis pasos, pero ya no hay camino, atravieso el bosque en una aventura que no sé adonde conduce. Soporto las tempestades, el frío y la incertidumbre... y es que se me olvidó el camino de vuelta a vivir. Ya ni siquiera me quedan lágrimas, ya ni siquiera logro llorar,¿porqué?.
Quizás es este miedo, miedo a sentir, miedo a amar, miedo a entregar lo que ya no tengo. Se me olvidó, se me olvidó que de los sueños se despierta, se me olvidó que las frases pueden estar llenas de palabras vacías, se me olvidó que somos sombras en un escenario carente de sentido. Se me olvida, se me olvida que se puede besar la lluvia, se me olvida que existen los eclipses de sol, se me olvida que se puede volar sin alas, se me olvida tu rostro de ángel, se me olvida tu forma de acariciarme el alma, tus trucos de mago, tu manera de amar, se me olvida... se me sigue olvidando que hay monedas que tienen dos caras, se me sigue olvidando donde enterré la llave que abría mi corazón. Se me olvida, se me olvida el lago de ensueño, se escapa de mis manos como el tiempo...¿los días pasan deprisa o despacio?
En realidad ya no lo sé, se me olvidó que fuiste real, creo que te soñé. Se me olvidó que no estás, siento que te fuiste de viaje, te siento lejos, y sin embargo te percibo en mi de una forma extraña que ya solo me hace daño. Se me olvida, se me olvida que el ser humano es susceptible al brillo mentiroso de lo nuevo, se me sigue olvidando que detrás del rencor y el odio puede esconderse el amor. No miento si digo que daría la vida por poder borrarte para siempre de mi olvido. Se me olvida, se me olvida que fuiste una posada en mi camino, se me olvida que fuiste dolor y renacer, principio y final... se me olvida, se me sigue olvidando que no vienes a buscarme, se me sigue olvidando que no existes más que en mi recuerdo.
Idealización, consejos estúpidos, quien me conoce dice que me he vuelto abstracta, quien me ama sabe el porque, es solo que ambas personas a menudo no se encuentran. Y se me sigue olvidando que fui la sacerdotisa de un templo repleto de sueños incumplidos, se me sigue olvidando que fuiste brújula y certeza, suerte, destino, compañero de viaje celestial y brisa dulce, abrazo y locura, perdición y bocanadas de aire, cielo e infierno, verdad y mentira. Se me olvida, se me olvida nuestro adiós, se me olvida que no volvemos, se me olvida mi reflejo en tus pupilas, se me olvida tu espejo, el cuál siempre temiste por ser demasiado enigmático. Se me olvida, se me olvida que amé, se me olvida que amaste, se me olvida tu esencia, se me olvida que se puede tocar una estrella.
Dicen que un ser sabe que a encontrado a su alma gemela porque ve una luz alrededor de ella, y se me olvida que yo ví esa luz en tí...
Se te olvidó, se te olvidó decirme adiós,... y se me olvida, se me sigue olvidando olvidarte.

jueves, junio 01, 2006

Conozco un lugar donde compro vidas y sueños de repuesto

Recuperándo la ilusión, conservando la esperanza...a todos los ilusionistas... a ti... gracias! Por hacerme sentir de nuevo que tengo alas...