sábado, septiembre 30, 2006

Sus ojos, sus labios, su garganta...todo en él me recuerda a él, excepto él mismo


Las agujas del reloj marcaron las seis. Eva dió un brinco desde su cama, bajó los escalones de dos en dos y entró corriendo en el comedor. Todo estaba listo, los adornos colgaban del techo, las serpentinas se enredaban en las paredes y los globos flotaban por todas partes... globos, globos de colores, le gustaban desde que tenía uso de razón.
Con un gesto rápido dejó el libro que estaba leyendo en el alféizer de la ventana. En medio de la mesa reposaba la imponente tarta, la reina de la fiesta, el alma de aquella celebración. Risas, besos, abrazos..."¡felicidades!".
Por todas partes se escuchaban carcajadas y palabras amables, en aquella estancia se respiraba el amor y el afecto, la clara sinceridad de un momento compartido. Y llegó el instante que tanto esperaba, aquel que le encojía el pecho... se apagaron las luces..."¡sopla y pide un deseo!", y los flashes de las cámaras inmortalizaron aquel momento..."¡córtala tú!", "¡Eh! YO quiero la flor de azúcar!". Platos, cucharas... Eva repartía porciones de pastel a todos los presentes, y recibía cada obsequio con una cálida sonrisa en los labios. Chocolate, nata, música, y el tintineo de las copas por todas partes. Conversaciones, papel de regalo,... ¡"gracias, me encanta!". Y sonó el timbre de la puerta... había llegado el espectáculo. El payaso entró dando saltos de alegría, inundando la estancia con sus sonoras carcajadas.
Eva se quedó de piedra, no se esperaba aquello el día de su cumpleaños. Todos los presentes se acomodoran en las sillas para gozar de la función, "Tú en el sillón de cuero princesa, hoy es tu día". Minuto tras minuto, actuación tras actuación, pompas de jabón en forma de corazón, chistes, risas y más risas, globos imitando la forma de peces, de mariposas, de gatos... Eva miró a su alrededor, todos estaban contentos, ¡y ella también!. El payaso la obsequió con una rosa azul y una sonrisa, ¡Eva se sentía tan feliz!. Interpretó el mejor papel de su vida, fue perfecto, fue esplendoroso, no se filtró ni un hilo de tristeza en sus gestos, ni un suspiro en sus palabras, ni una mueca de duda en su expresión. Todos reían, a todos les parecía fantástico, a todos les parecía gracioso, todos estaban bien, incluso el payaso parecía feliz de estar allí... Que gran teatro, que gran guión, magnífica interpretación... ¿o no?. Sí, debía serlo... ¡porque todos reían!... todos... todos menos Eva. Sentada en su trono, con la corona de papel sobre su cabeza, observó con sus ojos de niña aquella sonrisa, y sintió un escalofrío que le congeló el alma. Aquel payaso no sufría, aquel espectáculo no era tal, era real, aquel payaso reía de verdad, no tenía nada que lamentar, no parecía albergar ninguna melancolía en su alma... aquel payaso no la quería, ni ahora ni nunca. Aquel ser ya no interpretaba ningún papel para ella, lo interpretaba para los demás. El maquillaje de aquel rostro no escondía profundidad ni trascendéncia, era así, verdadero, cierto, aburrido... No había juego, su sonrisa era imperturbable, no había nada que leer entre líneas, no era sorprendente, ¡aquel payaso era feliz mostrando que no la necesitaba, que no necesitaba a nadie!, sencillamente era feliz, simple, ignorante, esa sonrisa había consumido todo lo que fue alguna vez... ¡aquel payaso no tenía corazón!
Y era ridículo, ridículo y molesto... no la impresionaba, había dejado de parecerle brillante, lo había supravalorado... y sin darse cuenta Eva dejó de sonreir. Pero todos seguían sonriendo, ¿porqué todos seguían sonriendo?, ¿porqué aquel estúpido payaso la miraba de esa forma? Sus ojos ya no latransportaban, habían dejado de tener significado para ella. Aquel ser era incoherente, abstracto, fugaz, carecía de sentido, no era importante. Aquel ser era una mentira enfermiza, un silencio sin carisma y sin don, una locura que estaba consumiendo su espacio y su tiempo, que estaba haciendo que malgastara su alegría, que estaba invadiendo su ser, su ilusión, su fe, sus esperanzas... su inocencia. ¡Aquel ser no era nada en su vida! Demasiado tardé en comprender que no le debía nada, absolutamente nada... ¡no la conocía!
Ella no quería eso por su cumpleaños, ella no quería falsos cuentos que duermen cabezas, ni esa estúpida flor azul, ¡nunca le habían gustado las rosas sin espinas!, ¡nunca había pensado que el amor era caduco! No quería prestarle más atención a esa basura de concepto... No, no era interesante, ¡y la había mantenido durante horas sentada en un maldito sillón! Y ella había cedido, se había prestado a escuchar sus desvaríos, sus locuras, sus ideas desubicadas...
¡Le había amado, había amado ese instante! Y los flashes de las cámaras inmortalizando el momento... Por desgracia sería siempre un recuerdo, pero la pequeña Eva no vivía de recuerdos.
Aquel ser era un payaso de verdad, vacío, insustancial, volátil, irreal...¡falso!, Ciertamente falso...
De haberlo sabido no hubiera abierto jamás la puerta, de haberlo sabido no le habría regalado tanto tiempo, que era lo más valioso que poseía, así se habría ahorrado el consecuente sentimiento de desilusión. Aquel ser era tan estúpido que consiguió que ella también se sintiera estúpida, aquel ser era tan egoísta que había logrado acaparar su atención... ¡y ella había pensado que era maravilloso!. Pendiente de él había olvidado lo más importante... ¡tenía un año más!, ¡no podía perder el tiempo intentando comprender lo incomprensible! Además no le apetecía ya hacerlo, había dejado de importarle, no merecía la pena. No podía malgastar más emoción con aquella sombra de luna esquiva y cobarde que ni siquiera se atrevía a mirarla a la cara... esa sombra que ya solo proyectaba un despropósito.
-"¿Qué pasa Eva?"- preguntó una voz familiar- "¿Es que no te gusta, no te diviertes?"
-"No, ya no, ese payaso no es divertido, no interpreta ningún papel... ese payaso me da miedo, es triste, es demasiado triste... fíjate... ya solo sabe sonreir.... no tiene nada que lamentar, nunca tuvo nada que perder... no se puede esperar nada de él, porque es un ser del que ya se puede esperar cualquier cosa... no le quiero en mi vida"
Y ante la mirada de todos los presentes Eva se levantó del sillón de cuero y se acercó a la ventana para emprender la lectura que había dejado a medias.

martes, septiembre 26, 2006

"Nos dijimos adiós, pasaron los años, volvimos a vernos una noche de sábado. Otro pais, otra ciudad, otra vida, pero la misma mirada felina"

"Ahora no estás aquí, ahora no estoy aquí...pero el silencio es la más elocuente forma de mentir"


¿Cómo decirte que es el calor de tus manos lo que deseo?
No sé como has podido volver a tocarme el corazón de esta forma. No queda ni un solo resquicio de la sombra del pasado, tu mirada se llevó hasta el último suspiro de amargura contenida...¿es que no lo comprendes?
Hace algún tiempo ya que he escuchado lo que no dices, hace ya algún tiempo que aprendí a leer entre líneas... sea lo que sea es mútuo, así lo siento, y ya no deseo nada más, no puedo, no quiero... así lo siento...
Obvialo, Obvialo solo una vez...abrázame, mírame, vuelve a dejar que sea el amor quien nos haga... me muero por darte todo lo que soy, me muero por sacudirme este miedo. Las cosas no son menos ciertas por no decirlas... ABRÁZAME... es lo único que quiero, sin palabras, solo brazos... tus brazos... No traigo heridas, es solo que preciso notarte dentro, sentir que es cierto que estoy contigo, que quieres estar a mi lado.
No sé si soy lo que esperabas o solo soy arena que obstruye los relojes de tu pena.
Me ahogo entre mis mares de dudas y al final siempre acabo huyendo, sé que me he vuelto a perder, no soy fácil, pero tampoco soy tan fuerte como crees. Duele, claro que duele, ¿acaso lo dudas?, es esta incertidumbre la que mata de ansiedad, es este silencio el que me hace contener la respiración, el que vuelve a crear unos interminables puntos suspensivos que hieren, no creo que puedas llegar a imaginar nunca cuanto, no creo que pueda llegar a expresar nunca cómo.
No quiero que me prometas nada, no quiero que me digas nada, no necesito la seguridad de tu sonrisa convertida en palabra, quiero el brillo de tus ojos, la ilusión de tu sonrisa, la magia de tus colores... Acariciame el alma con una de tus miradas color verde, deja que vuelva a enrredarme en tu pelo y seré tuya, sin cuerpo, solo alma, alma y palpitar...

"Si pienso en ti siento que esta vida no es justa, si pienso en ti y en la luz de esa mirada tuya..."

sábado, septiembre 23, 2006

Y el pensamiento naufragando dentro de una botella

¿Qué es lo que no te han dicho mis ojos?
¿Cuáles son las mentiras que no te dejan ver?
¿Porqué no dejamos de hacernos daño?
Quiero mirarte, perderme en tu pelo, sabes mejor que yo que no es esta lluvia lo que cala hasta los huesos, sino los besos que no has dado... Ven, quiero estar contigo, oir tu voz sin nubes y sin escudos... Vuela conmigo esta noche bajo la lluvia, pero no porque yo te lo pida, sino porque quieras hacerlo. No son las dudas ni la distancia ni el silencio lo que quiero abrazar...

lunes, septiembre 18, 2006

El tren de la duda... ¿subes?


Vuelvo a pensar que no sé a donde voy... dices que me amas, dices sentir que me amas, que no me has olvidado... ¿a cuántas princesas de cuento de hadas le has vendido esa historia? Se necesita algo más contundente para conquistar a una valquiria, a una amazonas, a una guerrera. Yo ya no quiero castillos, me cansé de pasear por sus largas estancias, me cansé de escuchar el eco de mis pisadas, me cansé de esperar al caballero que no llega, o peor aún, que llega tarde. Quizá lo hayas olvidado, pero hace años te pregunté que esperabas de mi. Tu respuesta fue tan bella y sincera que se quedó anclada en mi memoria para siempre, dijiste que lo único que esperabas era que te quisiera. En el fondo los seres no cambian, pero hay cosas que tienen que cambiar... bien, supongo que pese a mis esfuerzos lo conseguiste, te quiero, aunque nunca lo haya dicho... pero ya no entiendo nada, vuelvo a pensar que no puede funcionar, no sé nunca que soy para ti, no sé nunca que lugar ocupo... supongo que ambos tenemos un carácter demasiado fuerte, seguimos cometiéndo los mismos errores, pero mi alma ya no puede aguantar más errores, no va a permitirse ni uno más. No nos engañemos, te gusta ser el rey, me gusta ser la reina, no nos gusta dar explicaciones, y tampoco nos vamos a arriesgar a preguntar algo que podría desmoronarlo todo, si es que hay algo que desmoronar. Sabes que no soy tuya, y sé que no eres mío... los seres no pertenecen a nadie, a menos que ellos lo sientan así... sé lo que siento, pero no sé lo que sientes, y si, me falta el valor para preguntártelo... eres libre, pero no me engañes.
No me falta la fe, me falta el impulso irracional, la chispa de locura que como una imbécil le regalé a quien no debía, a quien no supo apreciarla, a quien jamás la mereció... ya no puedo creer que el amor puede con todo, que solo se necesita el sentmiento para que las cosas funcionen. Y lo peor es que tu contradicción es una de las pocas que hoy por hoy me sigue pareciendo cierta, coherente, pura y verdadera, y lo peor es que sigo pensando que no cambiaría nada de ti. Me gusta como eres, comprendo tu incapacidad para obviar los sentimientos, amo tu silencio y tus mentiras, amo tu valor y tu libertad... pero creo que eres la única persona que tiene a su alrededor un escudo incluso más impenetrable que el mío. Demasiado orgullo para aceptar que le tienes pánico al amor, demasiada fuerza para admitir que tienes miedo de que te hagan más daño. Crees que el "nosotros"implica la perdida del "yo", crees que la estabilidad coharta las alas, puede que tengas razón, y yo tampoco busco eso ahora. ¿Cuál es tu salto mortal?, no sabes lo que quieres, esperas ese "algo" que te haga hacer un "stop", no lo buscas, pero lo esperas, y sabes tan bien como yo que aunque lo encontráras no lo aceptarías, nunca sería más fuerte que tú. Y admiro eso de ti, como admiro tu don de crear ilusión y belleza, como adoro la facilidad que tienes para allanar las piedras del camino. Sabes que nada va a hundirte, tiraste tu brújula hace mucho tiempo y vas donde te dicta el corazón. Tienes un espíritu de viento que te hace especial, único e irresistible, tienes un sueño que nadie jamás logrará arrebatarte. Me enamora tu complicada sencillez, tu manera de callar todo lo que podrías reprocharme, la bondad y la generosidad que emanan de tu alma, la debilidad que has convertido en energía... pero no eres infalible eterno hedonista, tienes la globalidad solitaria que arrastran los seres que son diferentes... dices que no te sientes nunca incomprendido, pero no hace falta, ya conozco tu aura desconocida, y es la que te mantiene vivo dentro de mi, y es la que me vuelve loca, me complica, me lia... hay algo en tu mirada, hay algo en todo lo que callas, una tristeza en tu sonrisa, una verdad en tus suspiros, una pregunta en tus palabras, un vacío en tu lleno, algo real en tu sueño... aunque lo niegues hasta el dia de tu muerte.
Supongo que en el fondo compartimos el mismo temor... no quiero ser una flor de interior que besa con desgana, que bebe de la rutina y el aburrimiento, que se estanca y vive de recuerdos que ya no es capaz de sentir. No quiero mirar unos ojos que ya no tienen ganas de mi, ni que me acaricien unas manos que ya no se mueren por recorrerme. No quiero congelar la alegría, ni la emoción que encoje el pecho cuando esperas, ni la sensación de sentirme una niña, no quiero dejar de ser yo, ni sacrificar la esperanza que me queda, ni sentir el frío de la vulnerabilidad. Quiero seguir sonrojándome, quiero seguir notándo que se me eriza la piel cuando me tocas, sentir que quiero verte, sentir que puedo robarte algo de tiempo, que puedo filtrarme en tus pensamientos... pero es tan difícil hacer un sueño realidad sin que muera, sin que se corrompa, sin que se deforme... Da miedo, da tanto miedo que preferimos dejar las cosas como están... así podrán ser bellas siempre. Y escribimos, y pintamos, y nos esculpimos a nosotros mismos, nuestros deseos, nuestras pasiones, nuestros secretos... es una forma perfecta de compartirte con todo el mundo, así no tienes que compartirte con nadie. No, no quiero que seas mío... quiero que quieras ser mío.
Frivolizo la situación como hice años atrás, supongo que se trata de alguna extraña conexión mística, y no sé porque no se compenetra, no sé donde está el fallo, pero vuelvo a convertirte en un ideal imposible y pienso que nuestra historia no se hará jamás tangible... no importa, nunca dejaré de sentir lo que siento, te pensaré en la distancia, te admiraré en silencio, como aquello que no pudo ser.
-No importa...
-Cobarde... ¿no importa?
-No... pero mis ojos están llorando.
Sé que volveremos a vernos por el mundo, por algún motivo sé que estás en mi destino, nunca pensé que las cosas sucedieran porque sí... a veces me pregunto que haces aquí, porqué has vuelto a mi vida, porqué apareces justo ahora que todo volvía a estar en su lugar... y no hay respuesta, solo magia, y aunque me joda reconocerlo doy gracias de nuevo cada vez que te veo... ¿qué mierda es esto que siento?, ¿porqué me late así el corazón?
El tren de la duda vuelve a pasar frente a mis ojos, y me quedo en el mismo andén, en la estación que ya conozco, en la misma maldita estación que me quedé aquella vez... hace años tu respuesta fue bella y sincera. Me quedé callada, no pude contestar... ¿qué esperaba entonces, qué espero ahora? Supongo que nada... supongo que lo mismo que esperé siempre... que me quisieras.

martes, septiembre 12, 2006

Revolviendo cajones


Ordenar y desordenar las cosas, mirarlas una vez tras otra, tirarlas a la basura, recuperarlas, volver a imaginar que sigues aquí... creo que te echo de menos a todas horas. No sé porque aún no te he dicho lo importante que eres para mí, no sé porque sigo esperándo que lo entiendas. No necesito abrazos, ni besos, ni palabras bonitas, ni fe, ni falsas promesas de eternidad, ni el silencio de la incomprensión, ni sábanas de fuego envolviendo mi cuerpo. No necesito una pasión desmedida, no necesito un estúpido cuento de hadas, no necesito el sentimentalismo barato, ni las lágrimas, ni las dudas que arrasan con todo lo que me queda por decirte, ni estrellas fugaces que iluminen tu mirada, ni sombras que nublen lo que siento... No sé por que te miro y soy incapaz de hablar, no sé porque no te llamo, no sé porque no cruzo tu puerta. Me gusta tu forma de sentir, el tacto de tu piel, las mentiras con las que me proteges del mundo. Me gusta tu risa en la noche, tus estrellas, tu papel de pirata honrado... todo eso puede hacerme feliz, todo eso alegra mi alma, pero no lo necesito. Necesito que sea el amor quien nos haga, necesito que todo sea de verdad, necesito tus ganas de mi, necesito dormirme en tu espalda otra vez, respirar a tu lado sin miedo, sin porqués, sin escudos... sentir que vuelo, sentirte dentro, cojer la ilusión que siempre reposa en tus manos.
No necesito una emoción que me cueste la vida, no necesito que mueras por mi, ni la seguridad de un mañana, ni la certeza de un amanecer en tus labios.
Que mal se me dió olvidarte, que mal se me da quererte... y sigo negándome la posibilidad de otorgarle un nombre a "esto"... "esto" que cala hondo, "esto" que no sé explicar, "esto" que amo y odio a la vez... me puede, lo admiro, pero luego llega la inecesidad de sentir necesidad de ti... no, no necesito nada de ti, sencillamente te necesito a ti.

martes, septiembre 05, 2006

¡De vuelta al mundanal ruido!


Podría decir mil cosas, contar mil anécdotas divertidas, pero todo se resume a que esta aventura a sido lo mejor que he hecho en mi vida... ¡¡¡¡¡¡hay que vivirlo!!!!!! ¡¡¡¡¡Un poco más y no vuelvo!!!!! Pero aquí estoy, renovada, con fuerzas, con ganas y ... ¡¡¡¡feliz!!!!! Grandes proyectos con grandes personas, a todos mil gracias por la experiencia, sabeis que teneis un sitio en Barcelona, y a TI, que me esperabas en el andén...¡sabes que te amo! te he echado mucho de menos, aunque me aleje siempre vuelvo a tus brazos. Prometo collage de fotos en cuanto tenga un ratito, la vivencia se lo merece, ahora estoy con el no parar. Especial abrazo a Salamanca, León, Granada, Bolívia, Argentina y Barcelona... ¡sois grandes, todos! Nos vemos en nada, ¡prometido!(creo que lo que es este año voy a pisar poco BCN). Y a mis niñas... poco hay que se pueda decir, no existe la distancia, me alegro de que sigais en mi vida... ya se sabe, es sentir que es el momento, me alegro de compartirlo con vosotras... ¡la fiebre del viajero! Hay que probarlo, pero como te guste...se convierte en una forma de vida y un intercambio cultural continuo, me alegra crecer hacia arriba a vuestro lado.
Y a ti, mi niña triste, ¡te recuerdo que nos seguimos declarando patrimonio universal masculino! "Quiero hacértelo muy lento... ¡todo, todo, todo, todo!... muy poco a poco, que venga la magia y estemos solos...", aunque por el momento vas en cabeza... ¡eres mala, cruel...y me encantas! Dentro de nada volvemos a vestir el traje de gala por la noche, ¡es delicioso vivir de la caza! Besos que curen tus lágrimas caballito de mar (¡serás perra!... por tu culpa he vuelto con otro piercing), y a mi eterna indecisa... joder, no sabes como hecho de menos dormirme a tu lado ¡¡¡y hacerte el ataque de la mamba negra!!!
Bueno, lo dicho, un crecimiento increible, único e indescriptible...