domingo, octubre 15, 2006

No has sabido, no has querido, no he sabido, no he querido...

"Labios compartidos, labios divididos... yo no puedo compartir tus labios.
Tienes el sabor de lo equivocado. Amémonos a escondidas, hagamos de nuestro amor el secreto más profundo, aunque lo cante todo el mundo. Empezando a hacer exacto lo incorrecto..."

No has sabido ver, no has querido mirar con el alma
No he sabido mostrar, no he querido reprocharte nada
No has sabido escuchar, no has querido preguntar
No he sabido hablar, no he querido sentirme frágil de nuevo
No has sabido llegar a tiempo, no has querido arriesgarte
No he sabido olvidarte, no he querido perderte para siempre
No has sabido esperar, no has querido concretizar
No he sabido quedarme en tus brazos, no he querido retenerte esta vez
No has sabido decir que sientes, no has querido engañarme
No he sabido adivinar que piensas, no he querido abrazar este silencio
No has sabido conocerme, no has querido imaginar
No he sabido decir te quiero, no he querido ser tuya
No has sabido que pasa, no has querido forzar las cosas
No he sabido que pasa, no he querido abrir de nuevo esta herida
No has sabido donde estaba el límite, no has querido invadirme
No he sabido controlar el miedo, no he querido rechazar la duda
No has sabido leer en mis ojos, no has querido ver la realidad
No he sabido fingir que no duele, no he querido esconder la desilusión
No has sabido ver que me marcho, no has querido pensar nunca que no volveremos a vernos
No he sabido quedarme a tu lado sentada, no he querido sentir que no puedo besarte
No has sabio mantener la distancia, no has querido profundizar en mis sentimientos
No he sabido esquivar tus mentiras, no he querido engañarte jamás
No has sabido coger este suspiro, no has querido preguntarte porque estoy aquí
No he sabido hacer lo que deseaba, no he querido darle un nombre a esto
No has sabido controlar los abrazos, no has querido pasar inadvertido en mi vida
No he sabido buscarte, no he querido correr el riesgo de no encontrarte
No has sabido nunca el porque de mi decisión, no has querido cortarme las alas
No he sabido expresar lo imporatnte que eres para mí, no he querido creer nunca que es a mí a quien amas
No has sabido equilibrar lo que dices y lo que haces, no has querido dejar de pensarme
No he sabido dejar de escribirte, no he querido volver a perder
No has sabido jugarte la fe, no has querido decir nunca el dolor que albergaste
No supe ver tus lágrimas, te pido perdón,... y no he querido que vieras las mías, aunque sé que te las mereciste siempre...

"Asomaba a sus ojos una lágrima
y a mi labio una frase de perdón.
Habló el orgullo y se enjugó su llanto,
y la frase en mis labios expiró.
Yo voy por mi camino, él por otro,
pero al pensar en nuestro mutuo amor
yo digo aún: "¿Por qué callé aquel día?"
y el dirá: "¿por qué no lloré yo?"

1 comentario:

Oceanida dijo...

Suele pasar amiga, pero eso tambien pasara...

Un abrazo.