viernes, noviembre 10, 2006

Duele el corazón cuando te lo dejas cerca del final... donde todo empieza

No soy una muñeca de trapo, si no me amas ¿porqué me abrazas, porqué me besas, porqué me acaricias? Ya traigo cicatrices, ya sé lo que es sentir que se te parte el alma, no quiero volver a caminar por esos senderos. Estás muy equivocado si piensas que es lo mismo querer dormir conmigo y no querer dormir solo. Siempre fuíste mucho más que una triste sábana de fuego, y no quiero que ahora te conviertas en eso... ¿es que no lo comprendes? cada vez que apareces dejas en jaque toda mi vida... he crecido,ya no me me empacho de caramelos en forma de corazón... hay muchos conceptos de amor que ya no me como...tómame, aceptame entera tal y como soy... pero no me engañes, porque estoy a un paso de creer en los ateos... pero si me miras, si TÚ me miras, si vuelves a acariciar mi espalda... te creeré, creeré en TI, porque no puedo evitarlo. Así que si tienes pensado navegar entre dos aguas lárgate, desaparece de mi vida para siempre, no soy un jodido reloj de arena que puedes invertir cuando te conviene...
-"¿A dónde vas?"- preguntas... puede que no sea la mejor pregunta que se me puede hacer en estos momentos... no lo sé... quizá solo estoy esperándo que me pidas que me quede a tu lado.

6 comentarios:

Darky dijo...

No quiero verte triste princesa no te mereces eso ni por asomo, siempre puedes dar tú el paso de irte.

Besos y ya sabes que estoy para lo que quieras.

Chasky dijo...

Pero a pesar de saber lo que puede doler el desamor seguimos enamorándonos, no aprenderemos nunca.

gonzalo dijo...

hay letras azules que apuntan hacia espacios vacíos.

en "crecer sin dios" hemos linkeado tu morada de imágenes y textos.

Anónimo dijo...

ola! me encanta como escribes, todo sale de ti? la verdad q al leer algunos de tus escritos parece k nerres gran parte de mi vida...de donde eres?
cnt en este blog

favole dijo...

Sí, todo sale de dentro... hasta lo que no digo...¿De donde soy? Puff! De cualquier paraje de ensueño... me gusta perderme en ellos... ¿Y vos caballero anónimo?, ¿de donde venis?, ¿De una estrella tal vez?

Meiga, ana, tuyo... dijo...

Te adoro