miércoles, noviembre 15, 2006

¿Ya no quedan Lágrimas de Ninfa?¡Está bien, lo confieso!Estoy modificando y haciendo crecer un cuento que empecé hace algun tiempo,os dejo un pedacito

(Ya lo has conseguido Amada Meiga, ya lo he dicho... ¡eres una cabezota!,¿De verdad creías que me había desecho de él? No, ¿verdad? Me conoces demasiado... ) ;)

Pasaron los meses, y los años… y un día él preguntó:
-¿Durante cuánto tiempo lloró?

-“Todos los días de su vida”… obtuvo como respuesta…”hasta que ya no le quedaron lágrimas”.

La ninfa se acercó de nuevo a la ventana y contempló lo que antes fue su hogar. Vió el roble azul cubierto de nieve y aquel lago de ensueño, aquel lago de aguas en eterna renovación que ella pensaba que sería inmortal, pero se había secado para siempre. El reino de la fantasía moría sin los sueños mortales… los seres del mundo de la ilusión necesitaban las lágrimas para poder sobrevivir, y ella cada vez iva sintiéndo más frío… lo sentía en la piel, y en el alma también. Aquella luz verde que desprendían sus ojos se había ido apagando, porque hubo un día en que no pudo contemplar nada hermoso, nada bello. Alzó la vista al cielo y no pudo ver aquella estrella de color verde, aquella esfera envuelta en destellos dorados, aquel regalo que un día su creador puso en el tapiz celeste solo para ella, aquel fulgor que ella guardó para siempre como el mayor secreto… Nunca fue confesado, nunca quiso compartirlo con nadie, aquella luz le fue envenenando el espíritu hasta que ya no pudo más y un día, sencillamente, dejó de llorar, porque ya no le quedaban lágrimas. Por suerte en silencio las había estado guardando todas en un frasco de cristal, aquel frasco que tenía dibujada una lágrima azul. Como un zafiro brillante seguía allí, custodiando la esencia humana más pura. La ninfa seguía sin saber de donde había surgido aquel tesoro, muchas fueron las veces que pensó de verdad que había nacido poseyéndo ya el pequeño frasco, no era capaz de recordarlo, simplemente siempre había estado allí… y eran suyas, aquellas lágrimas eran suyas, y utilizadas de manera apropiada servían para curar las heridas… Al menos eso había creído siempre…
Pero un noche acercó el frasco a sus ojos… y volvió a ver aquellas visiones turbulentas que muestran todos los llantos cuando los observamos de cerca. Muy pocos son los que en su camino han leído el libro de las lágrimas sin que estas les consuman, muy pocos son los que han conseguido fundirse con ellas y aprender ha amarlas. El dolor esconde un temible peligro en su interior… puede atrapar el alma de todo aquel que lo contempla. Cuando esto sucede la esencia de todo ser, mortal e inmortal, se convierte en lágrimas y la víctima agoniza en su propio llanto, se pierde en la más profunda oscuridad. Todo ser mágico posee facultades relacionadas con aquellos dones que el ser humano considera imposibles y sobrenaturales, aquellos poderes que los mortales se han conformado con imaginar.
La ninfa poseía también un don, que era a su vez su condena. Ella podía verlo todo, todo menos a sí misma, por ello sus ojos tenían un brillo especial e inconfundible, una luz verde y cristalina que nadie lograba explicar. Y una vez más volvió a preguntarse porqué ya no lograba recordar aquel instante. Había atravesado el puente de piedra, se había enfrentado al reflejo del miedo y había conseguido llegar al mágico espejo que la conduciría hasta su creador, pero… ¿Qué vió en él?, ¿Qué es lo que vió aquel dia en el espejo?, ¿Porqué no logró cruzarlo?, ¿Porqué se rompió en mil pedazos? No podía, ya no lograba recordarlo… Cuando un creador olvida a su creación esta desaparece… ella había sido olvidada, y sin embargo seguía existiendo, que extraño…
Pensó en el Escultor de Almas, aquella creación anciana y sabia que siempre tenía frío. Le imaginó en su cabaña trabajando, con aquella piel de mármol liso, inmaculado y la chimenea permanentemente encendida, la ninfa no recordaba haberla visto apagada jamás… Sin embargo sus palabras habían sido demasiado duras: “Cuando te conocí eras como Peter Pan, ahora en cambio solo quieres crecer…”-le había dicho antes de soltar su mano y alejarse para siempre. Pero se equivocaba, la ninfa no quería crecer, es solo que no recordaba donde había enterrado la fe, y sorprendiéndose a sí misma volvió a llorar, mientras sentía la alegría de que aún le quedaban lágrimas. Podría decirse que el Escultor de Almas no era malo del todo, a veces era bueno del todo, es solo que los Escultores de Almas tienen un corazón tan pequeñito que no les caben dos sentimientos a la vez. Así que la ninfa se diriguió una vez más al templo de la inspiración, aquel templo que estaba en continua renovación. La propietaria de aquel santuario era una Restauradora de Sueños, creaba una vez tras otra aquellas paredes repletas de cuadros de colores, cuadros que encerraban fantasía. Tormentas, nieve y huracanes golpeaban continuamente su refugio, su hogar, pero ella había aprendido a no tenerle miedo al miedo, y cada vez que una ola de destrucción invadia aquel reino La Restauradora de Sueños con paciencia recogía los pedazos, y creaba de la nada un nuevo santuario, bello e inamovible. Por suerte siempre conservaba ciertos pilares en pie, pilares que nada lograba destruir, columnas de magia protegidas por ancestrales hechizos y que serían eternas. La tarea que ejercía aquel enigmático ser era una de las más complicadas, ella era la encargada de inspirar las almas mortales para que siguieran soñando, pero hay almas que no son receptivas a la luz de la esperanza, y la fe es una herramienta que hay que utilizar con delicadeza, con ternura, con cuidado, pues puede causar daños irreparables en las almas. Pero curiosamente, aquella Restauradora sentía muchas veces que no lograba inspirarse a sí misma, que no lograba albergar la fe en sus adentros. Había visto demasiada destrucción incomprensible a su alrededor, demasiada injustícia sin propósito, y había tenido que proteger su romántico espíritu de niña con una fortaleza propia de una mujer.
Todos los seres mágicos ocultan ciertos estigmas que no muestran jamás a nadie, y lo que son capaces de aportar a los demás no logran aplicarlo a su existéncia, albergan siempre en silencio la duda y el desconcierto, ese es el triste castigo que arrastran por haber rozado un pedacito de verdad, y lo arrastran toda su vida, como si se tratara de un lastre predestinado.
Si alguien era capaz de recordar el instante en que la ninfa dejó de llorar sin duda era la Restauradora de Sueños.
Así que la ninfa se sentó a su lado en el suelo y con inocencia le preguntó:
-¿Tú lo recuerdas?, ¿Logras recordar aquel instante?,¿Cómo fue?Lo he olvidado…
Y la restauradora sonrió con dulzura contemplando que la ninfa seguía siéndo una niña, pues lo que inquieta a un adulto jamás inquieta a un niño, y lo que inquieta a un niño jamás inquieta a un adulto:
- Un día viniste a este templo, te sentaste, me miraste, y sencillamente dijiste que se había acabado. Literalmente tus palabras fueron: “Ya no puedo llorar más, aunque lo desee, no me salen las lágrimas… creo que ya no me quedan…”Y desde ese día no has vuelto a hablar de ello, y no te he visto llorar nunca más…”
Y la ninfa pudo recordarlo… en realidad nunca lo había olvidado, es solo que el dolor la había alejado de todo aquello en lo que creyó una vez. Volvió a su castillo de marfil y cogió aquel cuento inacabado que tenía guardado en un cajón… después de todo era una gran historia… Y llorando lo sentó en su regazo y volvió a leer aquellos blancos pergaminos… “Bueno”- pensó cuando acabó de leer todo lo que había escrito en el pasado- “habrá que modificarlo un poco, habrá que prescindir de ciertas cosas y crear algunas nuevas…a ver que invento ahora para que esto siga sin él, ¡Bah! No importa, seguro que algo sale al encuentro en mi camino…”
Porque las lágrimas de ninfa son un misterio que muy pocos han logrado conquistar, son un tesoro muy valioso, pero son muy frágiles, y hay que guardalas en un frasco de cristal y protegerlas con zafiros azules, si no desaparecen. Quienes han visitado el mundo de la ilusión alguna vez saben que la ninfas solo lloran una o dos veces en toda la eternidad, y hay que procurar que sus lágrimas no se desvanezcan en el aire… pues solo sus lágrimas pueden curan ciertas heridas. Solo las ninfas conocen los parajes donde crecen lilas que se abren con la luna llena, solo ellas conocen los bosques donde habitan unicornios y orquideas de luz, orquideas que nos ofrecen calor cuando nos hemos alejado del sendero y nos hallamos perdidos y sin brújula.
Las ninfas guardan en un cofre un rayo de luna, y cuando les acaricias el alma te ofrecen un pedacito: “Guárdalo- te susurran- te protegerá de las noches sin estrellas…”
Saben donde se esconden las semillas de la felicidad, y a veces, solo a veces, vierten una sonrisa en el lugar adecuado para que crezcan árboles sin raíces, árboles que no necesitan agua para crecer y que viajan por todos los reinos ofreciéndo una dulce sombra al caminante cansado… Porque todas las lágrimas se secan, todas… menos las de ninfa.

22 comentarios:

Darky dijo...

¿Puedo guardar yo tus lagrimas?

Precioso como siempre princesa, pero le pasa como a los pendientes que los eclipsas con tu belleza.

Besos.

tormenta del mar dijo...

Me capturaron tus letras. No podía dejar de leer, me parece lo más hermoso que he leído en los últimos tiempos! felicitaciones! Aunque esa palabra me parece muy pobre!
Estoy conmovida, emocionada, extasiada!
Parecía que estabas escribiendo mi vida en forma de cuento? Ya sé que leíste mi triste carta, no encontras una similitud? O yo me he vuelto más loca de lo que creía?

Gracias por tus bellas palabras que acariciaron mi alma! también una lágrima de ninfa, cayó sobre la herida y cicatrizó en el acto...eso que era muy grande y seguía sangrando hasta estos días.

Besos de hada para Tí!

Freyja dijo...

UIIII TE QUIERO ALEGRE Y NO SENTIR QUE SUFRES
TIENES UN ALMA MUY BELLA Y ERES UNA LINDA AMIGA
TUS LAGRIMAS IRAN CONTIGO EN ALEGRIAS Y TRSITEZAS
MI ABRAZO Y SIENTE QUE TE COBIJO AMIGA
TE DEJO SONRISAS Y MUCHOS CARIÑOS
GRACIAS POR TUS SALUDOS EN SOLO SUEÑOS
TE DEJO MI CARIÑO Y BESITOS
Y CUIDATE



BESOS Y SUEÑOS

Olvido dijo...

Hola favole la verdad es la primera vez que visito tu pagina...
coincidencia ? existen ? se ve que si, pero bueno aqui estamos y sera un placer seguir visitandote y que tu me visites, no he podido aun leer tu post completo... pero volvere mas tarde a perderme en tus letras con tantos sentimientos vividos..
Te dejo un beso enorme
Olvido

gonzalo dijo...

los árboles me dejan mudo.

Cazadora de almas dijo...

Un inmenso placer leerte!

Besos!

andrea os dijo...

a mí también gonzalo. amo los árboles y en pando no ves ni uno.

favole dijo...

A Darky:
Un templo enorme, un ramo de preciosas orquideas, y el zafiro más precioso... ¿qué son esto, mariposas en el estómago? Besos Lord!
pd: Por cierto, ¿tu mesa tiene patas? la mía si quiero, puedo hasta volar!

Anónimo dijo...

Adoro los mundos de ensueño.. adoro soñar y soñar hadas http://www.fotolog.com/decolora


gracias linda y élfica

cieloazzul dijo...

que lindo amiga!
con estas letras me has llevado a un sinfin de recuerdos.....
muchos besos para ti:)

Amor dijo...

¿Sabes que me encantas? ¿Sabes que todo eso que escribes, en fin, que yo te siento también muchísimo como un ser mágico, que tú sabes cosas que nadie sabe, que tengo que conocerte pase lo que pase? Un beso, cielo,
Amor

Noa- dijo...

Las hadas son mágicas y cicatrizan heridas.

Bello

Saludos

Anónimo dijo...

Todos debemos tener algo por lo que seguir, un hada es un buen resguardo.

Besitos & Sonrisas

Anónimo dijo...

siguen cayendo lágrimas?

Heredero de los Sueños dijo...

...Cuando me topo con gente cmo tu...vibro...me estremezco...
Vine desd el Lugar de las Hadas, desde una Tormenta de Mar, después de leer:
"Yo creo en las hadas, yo creo.. sí creo... desde que visité el pais de Nunca Jamás... y hoy, visitándo tu blog vuelvo a sentir que puedo volar. Porque las hadas nos cuidan, velan por nosotros y nos protegen... es solo que son tan pequeñitas que no podemos verlas. Besos de polvo mágico de alas de mariposa!".... y me vine... de inmediato a saber de qien se trata y me encuentro con este par de entradas a un lugar -otro más- mágico...

TE VERE......

Y te invito a conocer la leyenda HdQ..el lugar dnde comenzó la Gran hazaña de la Insurrección de los Sueños y de las fantasías contra la cruda y fría realidad....

Te espero... gustoso.

HdQ

Freyja dijo...

besitos y una linda semana
cuidate mucho

besos y sueños

gonzalo dijo...

eres mágica y marcas círculos de libertad sobre la hierba.

Freyja dijo...

primero abrazarte y eres una linda amiga
tus saludos en solo suelos esta divinos
gracias amor
que sea una bella semana y tengas muchas sonrisas
besitos y cuidate


besos y sueños

Freyja dijo...

gracias amor por tus bellos saludos en Lagrimas
hoy me abrazo a la vida
y me alegra saber que estas cerca y me das tu mano
aui esta la mia para apoyarnos
besitos y mil gracias
una hermosa semana



besos y sueños

tormenta del mar dijo...

Favole: Gracias por dejar tus pasos luminosos por mi casa! Veo que has robado el corazón de un noble caballero! Sí! Heredero de sueños! El es un maestro de sueños! Porque los ha heredado casi todos! Tal vez, con tus lágrimas de ninfa...puedas curarle algunas heridas del amor...
Te dejo mis besos de Hada y abrazos de luz para esta semana!
No dejes que mueran tus sueños!!!!

Nos leemos!

favole dijo...

Al usuario anónimo que dejó una huella por estos parajes:

Misterioso caballero, te he contestado en el mismo lugar en que dejaste tus palabras, lo digo por si no lo has visto... que sepas que no me he olvidado de tí...Besos!

ana, meiga... tuya dijo...

"Ya lo has conseguido Amada Meiga, ya lo he dicho... ¡eres una cabezota!,¿De verdad creías que me había desecho de él? No, ¿verdad? Me conoces demasiado... "
Mi amada Julieta, sabes que tus palabras suelen sanar mi alma y siempre consigues arrancar alguna que otra lágrima...
¿Me regalarías una vez más ese rayo de luna? ¿Sabes? Toda tu eres ese rayo de luna que consigue iluminar mis noches sin estrellas.
Te amo.