viernes, diciembre 01, 2006

Le amé entonces, le amo ahora y le amaré siempre... :)

Deja tu orgullo correr, ¡no digas nada, y te callas!Para volver a volver ya hemos vuelto mil veces… no digas más que te vas, si es para volver a volver no lo digas más… no digas nada, quédate y no te vayas… no vuelvas LUEGO, simplemente AHORA no te vayas…

Ella jugó mil veces al “no me importa, prefiero no saberlo…”. Caminó muchos días sin volver la vista atrás, se alejó mucho, llegó muy lejos…pero cada vez que caía el telón del ocaso le echaba de menos, y para proteger su alma se escondió tras un escudo de miedo. Se perdió en sus paseos nocturnos, contempló mil tormentas de estrellas, hasta que sus huellas se borraron para siempre, pero no las necesitaba, porque conocía aquel camino. Huyó de aquello que no podía controlar, se alejó de aquel Mago que la hechizaba con sus ilusiones una vez tras otra. La piedra, la misma jodida piedra, pero ya no le daba miedo, porque hacía algún tiempo que el efecto debastador había dejado de existir para ella… se refugió en falsos palpitares que no podían devolverle la vida, que no saciaban su sed de magia… ella nunca pudo olvidarle, aunque se le dió tan bien fingirlo…tal vez demasiado, y oculta en su castillo jamás dejó de mirar al horizonte…
Pero todas las cosas que tiramos al mar nos las devuelve siempre la marea, y un día el destino volvió a cruzarlo en su camino... Ella nunca creyó que las cosas sucedieran porque sí… ¿Porqué? Él estaba allí… ALLÍ… ¿porqué ahora estaba aquí? AQUÍ, adentro… pero siempre lo había estado, no había explicación, es inútil luchar contra aquello que no podemos comprender, aquello que sigilosamente va hilando y entretejiendo las telarañas de nuestro destino, y nos acaba atrapando siempre, vayamos donde vayamos, hagamos lo que hagamos… Él se lo dijo un día:
“-Hay cosas de las que no podemos huir…”
-“¿En serio?- le contestó ella- ¿de qué no se puede huir?”
-“De la muerte, por ejemplo… o del amor…”
Y ella en silencio le dió la razón, esta vez no pudo huir, no quería, pero se negó a darle un nombre a aquello, se negó ha aceptar aquellos escalofríos que la recorrían cuando él la miraba… se fue mil veces, y volvió a sus brazos mil noches más sin poder evitarlo, volvió ha acariciar su espalda, volvió a besar sus labios… pero ya no le salía bien la cuenta de la vida, o le sobraban noches, o le faltaban días… Hasta que un amanecer pensó de nuevo que no era a ella a quien amaba de verdad. Por suerte descendía de una familia de brujos, la magia corría por sus venas desde que tenía uso de razón… ya de niña le enseñaron algunos hechizos para curar la melancolía y la tristeza, y otros los aprendió ella sola mientras se perdía por los bosques. Aprendió del viento una melodía que protegía su corazón, y cuando necesitaba alimentarse de sabiduría se abrazaba a árboles milenarios y ancestrales, árboles que le devolvían la fe y la paz. Jamás dejó de escribirle en silencio, jamás dejó de lanzar mensajes dentro de botellas esperando que alguno llegara hasta sus costas, pero nunca pudo ni quiso comprender esa falta de necesidad, sin saber porqué pensó que él ya no la quería a su lado… él nunca lo dijo, pero tampoco le dijo nunca lo contrário, y la duda se convirtió en una amargo veneno, en una lágrima que calló y que aún hoy no se había atrevido ha expresar. En realidad la Bruja tenía miedo, miedo de perderle, no quería que él se marchara, porque no quería volver a sentir aquel vacío en el alma, aquel vacío que nunca confesó a nadie… Sencillamente no podía imaginarse de nuevo la vida sin aquel Hechicero, ahora que la suerte había vuelto a entrar por su ventana ya no… no podría soportar de nuevo no verle, tener que imaginarle en la oscuridad … pero sentía que no podía pedirle nada. Fue ella quien se marchó sin decir a donde iva, fue ella la que dijo adiós, después de todo era justo… lo que el Hechicero no supo nunca es que la Bruja no se fue porque hubiera dejado de amarle, ella no quería marcharse, tan solo estaba esperando un te amo que no llegó jamás… Solo tenía que decirlo, solo tenía que decirlo una vez, y aquel infierno habría acabado… La Hechicera no quiso pedírselo, y aquel Mago lloró mucho cuando ella se fue… nunca lo dijo, pero ella lo sabía… y ella también lloró, lloró porque no sabía que veía él cuando la miraba, lloró porque jamás se atrevió a preguntárselo… lloró porque el miedo le ganó la partida, lloró porque no encontró el valor para volver a buscarle y le perdió, por estúpida, por cobarde… sintió que él ya no la esperaba, sintió que él la había olvidado, sintió que no podía volver a su vida, pues no quería hacerle daño… pero sin embargo volvieron, porque de alguna forma, y a pesar de que habían pasado los años, ambos consiguieron enterrar el tiempo en un reloj de arena, y lo invirtieron una vez tras otra… hasta que ella ya no supo si aquello era real o era otro espejismo. Hace mucho tiempo una anciana vidente le dijo:
“Que extraño… entre este chico y tú aparece un karma… se ve muy pocas veces, pero en ocasiones sucede… es como un enlace entre vuestras almas que aunque lo deseeis no vais a poder soltar ni explicar jamás. Un karma es una cosa muy extraña y especial, pero a menudo puede resultar una condena, como todo lo que no somos capaces de comprender, y que sin embargo existe y somos capaces de sentir…”
Y la Bruja, que por aquel entonces aún era una niña, se rió… pero había pasado el tiempo, y ya no se reía, porque empezaba a creer en aquellas palabras de verdad…
Hace poco sentada con aquella que la conoce volvió a contemplar la verdad de sus sentimientos:
- No puedo creerlo Princesa…miedo, increíble… tienes miedo…
-Eso no es cierto…
-Sí, si lo es… ¿Qué te pasa? nunca te había visto así… tú nunca has tenido miedo de nada…
- ¡No tengo miedo!
- ¿Entonces porqué no le preguntas que siente por ti?... espera, ya sé lo que pasa, estás celosa…
- ¡No estoy celosa! Es solo que saberlo no va ha cambiar nada. Saber si es a mí a quien ama no va ha cambiar lo que yo siento…
-Y… ¿Qué es lo que sientes?
- No lo sé…pero yo creo en ÉL, no sé porqué, solo sé que le necesito de alguna forma en mi vida… sencillamente ya no puedo imaginarme el día en que no esté.
- ¿Porqué?, ¿qué pasa sin un día ya no está?
Y la princesa-bruja se quedó callada, abstraída en sus pensamientos, no se atrevió a contestar, porque sintió que los ojos se le llenaban de lágrimas, y no quería llorar…
-Dime mi niña, si no te quiere ¿no es mejor saberlo ya?
-No…
-Entonces ¿prefieres quedarte con la duda? La duda siempre duele más que la negación, no lo comprendo…¿Qué pasa?
-¡Pues que si no me quiere me da algo! ¿no lo comprendes?...me muero… -contestó ella sin levantar la vista de aquella taza de café, mientras por su rostro rodaba una lágrima que se apresuró a ocultar…
Y tras un silencio en el que se miraron a los ojos con una mezcla de dulzura y tristeza ella no pudo contenerse más y riendo dijo:
-¡Puff!, ¡Ya está! ¡Ya lo he dicho!, por favor, cambiemos de tema, estas cosas nunca deben decirse en voz alta, porque se hacen demasiado reales…
Y aquella que la conoce tampoco pudo aguantar una carcajada, y acariciándo la huella que la lágrima había dejado en su rostro cambió de tema.

13 comentarios:

Amor dijo...

Ojalá se hagan demasiado reales, amor, reales a más no poder,
Amor

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Linda historia, linda realidad contada en fantasía. Sigo sosteniendo, que buen ritmo que tenés para enhebrar palabras y concluirlas con un rosario hermoso. Me encantó, nuevamente me encantó. Prometo leer los anteriores. Gracias por tu comentario, ojala pueda tenerte seguido. Te dejo dos besos.

david santos dijo...

Favole, olá!
Este texto es espectacular. Tu blog tambiem. Gracias.

blog "Só Verdades" Portugal

klau2 dijo...

muchas gracias
y siempre serás bien recibida!!!!

Freyja dijo...

me encanto, esta lindisimo. lograste contarlo con mucho encanto
mi bella amiga gracias amor por tus saludos en Sucesos
te dejo mi cariño
mil abrazos
una hermoso fin de semana
y besitos y cuidate


besos y sueños

Anónimo dijo...

Me ha gustado tu historia,pero cuidado con las cronicas de una muerte anunciada, no hacen mas que retrasar lo que hace tiempo se deberia haber pasado pagina.
Gracias por tu mensaje, si te suscito alguna risa, a mi tambien me alegra.
De eso se trata.
Besos

Seoman dijo...

Como haces para expulsar de tu mente cosas asi, Que bonito. Un saludo y muchos abrazos

Anónimo dijo...

Me dejas un poco "shock".
¿Dónde aprendiste esta manera tan peculiar de expresarte?

Besitos & Sonrisas

Alex dijo...

Me imagino quienes son LAS dos del último diálogo...

Aix... a ver... como lo diría... esto... mmm... bueno... qué difícil es opinar en estos temas. Aunque es cierto, deberías pregúntarselo. Si no... lo haré yo :)

Besos preciosa!

PD: Suerte en los exámenes!!

tormenta del mar dijo...

Favole: Impresionante escrito! Me encantó, la magia se coló por todas partes y casi me sentí dentro del relato.
Precioso!

Besos princesa!

cieloazzul dijo...

ays amiga, leo ésta historia y no he podido evitar sentirme un poco bruja-princesa....
identificarme con estas condenas de amor que por alguna razón nos persiguen de cuando en cuando y nos arrojan a cambiar de tema...
si.
Muchos besos mi niña!

Divino Encanto dijo...

*querida favole grax por visitarme =) ya sabes siempre abra un rinconsito para ti en aquel lugar, no temas que no abandonare estos lugares, es más estaré mas seguido x estos lados... te visitare cuando pueda ! =)

debo decir lo hermoso que has escrito cada vez me sorprendes mas y x eso mismo me encanta venir a visitart ... mis alas vuelven a tener fuerzas y yo tengo las ganas de vivir , de seguir adelante cueste lo que cueste =) ...
yo tbn esperé un te amo que nunk llego , pork nos acostumbramos a dar tanto amor y a recibir tan poko? ...
pues no me arrepiento del amor entregado... soy asi y no cambiare...

saludos kerida favole!!
no olvides donde estoy =) pues siempre es grata tu visita =)!
te dejo un beso y un abrazo!!

hasta pronto !

EnLaOscuridadDeLaNoche dijo...

Puff... Ahora mismo me siento princesa... intentando negar sentimientos... cobarde para saber lo que me podría liberar...
¡Me ha encantado!