lunes, octubre 22, 2007

Báilame el agua

A veces por mucha sangre que bombee mi cuerpo me cuesta acostumbrarme a sentirme viva de nuevo... a veces me pierdo entre claroscuros o alguna fragancia me trae aquel recuerdo del que he intentado deshacerme mil veces en vano. Dicen que crecer es difícil...no...lo realmente complicado es seguir conservando esa parte de niñ@ en un mundo que fue hecho para adultos. Hubo un tiempo en que sentí seca el alma, vacío el corazón...envenenados los sueños de vanal realidad...
No fue fácil extender de nuevo las raíces, buscar agua, alimentarse por enésima vez de ilusión...descubrir que de esperanza se vive, pero también se muere.
Agua, agua que no se estanca, que fluye por cada poro de la piel hasta inundar la esencia más recóndita del subconsciente...Alma de Mar, indómita, libre...y de nuevo esas gotas acariciándome el espíritu y ablandando mis sentidos. Dicen que un 60 por ciento del ser humano es agua...Yo creo que es más...al menos cuando se pasa sin llover muchos días yo la echo de menos :)

Por extraño que parezca me gusta pasar frío, me gusta desear el calor...Me gusta re-descubrir que mi piel es piel y no piedra, que siento pese a todo...a pesar de los años y del camino andado, al margen de todo aquello que aprendí a la fuerza y que tal vez no debí aprender jamás. Brebajes de sabiduría, elixires contra despedidas, veneno en estado puro...puedo decir que en mi incesante camino he bebido de muchos lagos, de muchos ríos, y también de algún que otro oscuro pozo...pero siempre conseguí salir a flote, aprendí a prescindir de mi ropa y mis zapatos...aprendí a amar el viento, y el agua...el eterno oleaje al que me entrego con pasión cuando me siento un barco a la deriva, cuando siento que no quedan islas para naufragar.

Eternos campos de Orquídeas, un eterno edén tras el reflejo de mis sueños...y mi musa susurrándome al oído: "Para contemplar el arcoiris primero tienes que soportar la lluvia"... y lo hice, sin paraguas, sin protección...es más, apendí a disfrutar de mis paseos nocturnos las noches de luna llena, en soledad aprendí un lenguaje nuevo para todo aquello que no puede ser expresado con palabras, y a través de suspiros comprendí que tenía razón, que hay arcoiris que son eternos..tan solo tenemos que aprender a verlos.
El mío resultó tener un sabor agridulce, en forma de ósculo acuático...y olía a lluvia, el día que lo encontré olía a lluvia...el olor de la lluvia siempre a sido inequívoco, inesquivable...y único...por encima de todo único. Cogió mi mano, me invitó a bailar y...resbaló por mis mejillas :)

"Úntame de amor y de otras fragancias de tu jardín secreto. Sácame de quicio, hazme sufrir... Ponme a secar como un trapo mojado. Lléname de vida, líbrame de mi estigma. Llámame tonta. Olvida todo lo que haya podido decirte hasta ahora. No me arrastres, no me asustes. Vete lejos...pero no sueltes mi mano. Empecemos. Toca mis ojos, nota la textura del calor. ¿Por cuánto te vendes? Píllate los dedos y deja que te invite a un café. Caliente claro. Y sin azúcar... sin aliento".Unax Ugalde.
Báilame el agua.

Posted by Picasa