miércoles, enero 02, 2013

LAS REGLAS DEL JUEGO



“Lo siento, no tuve tiempo de retenerte.”- pienso mientras sorbo el último trago de café  frente al espejo del recibidor. Acto seguido salgo apresuradamente por la puerta. Estoy de prácticas en uno de los principales hospitales de la ciudad, he tenido mucha suerte. Sobra decir que hay vocaciones que te cambian la vida.  Cuando escoges ser médico, cuando cometes la locura de especializarte en Psicología Clínica, has de asumir tres grandes verdades: trabajarás cien horas a la semana, tendrás suerte si duermes tres o cuatro cada noche y, la más importante de todas: renunciarás a gran parte de tu vida personal para dedicarte a la de los demás.

No te dejes engañar: esto es lo que somos, estas son las reglas.  Los primeros días desearás salir corriendo y esconderte bajo las sábanas de tu cama…pero no lo harás, serás fuerte, te quedarás y aprenderás por primera vez a aguantar en silencio una parte del peso del mundo. Llorarás a escondidas lo indecible.

¿Habéis oído alguna vez que lo médicos tienen complejo de Dios? Pues sí, eso es exactamente lo que ocurre…pero tranquilos, es solo un complejo.

 No serán habituales las palmaditas en la espalda, rara vez escucharás que vales para algo. Si eres bueno, de vez en cuando, te colgarán alguna medalla, si eres malo te pegarán una patada en el culo. No podemos decir que no nos lo advirtieron. No les estamos haciendo un favor. Sabíamos a lo que veníamos: a ganar o a morir.

Y antes de cruzar la puerta de urgencias pienso que, pese a todo, tengo un problema inesquivable: Me encanta el terreno de juego.

Cambio de indumentaria, me preparo para mi ronda, los informes tienen que estar antes de las 8:00.

Estas son las reglas, esto es lo que somos. Lo siento cielo, no tuve tiempo ni de retenerte ni de quedarme a contemplar en cuántos pedazos puede romperse mi corazón. Dejaste de ser el violinista triste que tocaba en mi tejado, entre otras cosas porque ya llevabas un tiempo desafinando demasiado.

Recorro las habitaciones una a una: depresiones clínicas severas, pacientes esquizoides, epilepsia del lóbulo frontal, Alzheimer en estado avanzado, alucinaciones producidas fruto del LSD-25 y otras sustancias psicotrópicas, fases agudas  de Delirium Tremens, sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, benzodiacepinas… ¿Creéis que he terminado? Esto acaba de empezar.

No cometas un error, no falles en el diagnóstico diferencial, ajusta bien la dosis de los medicamentos…o el dique reventará.

En la habitación 23 tengo un caso curioso de autoscopia negativa. ¿He sido pedante usando tantos tecnicismos? Disculparme, es la costumbre, y la cafeína aún no me ha hecho efecto. La autoscopia negativa impide al paciente ver su propia imagen cuando se refleja en un espejo. Aparece en pacientes con estados delirantes, en algunos esquizofrénicos, en estados histéricos, en enfermos con lesiones cerebrales y un largo etc… También se puede dar en sujetos normales cuando se encuentran alterados emocionalmente, exhaustos o muy deprimidos. Por suerte este es uno de esos casos.

Tardo más de una hora y media en hacerles entender a los familiares del paciente que no está “loco”, que tienen que dejar de usar este término, que no es correcto  y que a su hijo no le hace ningún bien que mantengan esta actitud. Tiene 17 años, saca buenas notas, es un buen chico, ¿es que no lo ven? no da problemas…Le exigen demasiado.

Crecer es terrible. Y quien diga lo contrario miente. Hay un tiovivo eterno del que no podemos bajar,  un tiovivo que nunca se detiene. Y aquí, entre los muros del hospital la vida es más real, la muerte es más real…el mundo es más real. Las risas y las lágrimas que aquí se vierten son más auténticas, más intensas…porque aquí las personas se juegan de verdad la oportunidad de seguir jugando.
 La mayoría de las veces quien pisa estos pasillos solo tiene dos opciones: ganar o morir.

Da igual si lo escribo o no, escribirlo no lo convierte en arte. Hace tiempo que entendí que había que hacer algo más que dedicarnos a escribir diarios personales, que unas letras bien colocadas apaciguaban el espíritu y curaban el alma, pero no eran suficientes para cambiar el mundo: debía implicarme en él. Después de todo: ¿Qué vamos a contar que merezca ser contado si no lo vivimos antes?

Tú siempre hablaste desde el banquillo, amigo.

Comprenderás ahora que no le tenga miedo a esa tormenta…esa que te inventas desde hace años. Conozco a la gente como tú: adictos a la pena, al dolor, a la incertidumbre en días rojos, a la mentira. ¿Te creíste por ello más profundo, más interesante?

Ya ves, de algún modo sé que me convertiste en un drama simplemente para que fuera eterna…que romántico, que utípico… perdón, quise decir utópico. Te hubiera creído, te hubiera pedido perdón si no fuera porque aquí los dramas son de verdad… Lo nuestro tenía arreglo, que estupidez.

No quiero que pienses que no me dolió decir adiós. Lo siento, pero no tuve tiempo de retenerte, y ya no quiero detener el tiempo…quiero ver quién soy.

Porque cuando el dique revienta solo nos queda nadar.

Estas son las reglas, esto es lo que somos. No podemos decir que no nos lo advirtieron. 


Sabíamos a lo que veníamos: a ganar o a morir. 


Y, si morimos… al menos que sea porque hemos hecho todo lo que podíamos hacer.

41 comentarios:

Manu dijo...

Me ha encantado tu actitud frente a las tormentas, Favole... Noto mucha sensibilidad y mucha fuerza en tus letras.

Saludos y felicidades en este nuevo año, y/o nuevo ciclo ;)

Jesús García dijo...

Acabo de leer un texto muy fuerte. Mirar de frente a los problemas, sin asustarse, con actitud sensible.

Me ha gustado, y mucho.

Un abrazo
Jesús

Alicia Fernández dijo...

Este texto me ha llegado al alma. Es muy profundo. Siempre hay que intentar. Gracias por escribirlo. Besos

Carlos dijo...

Ese breve paseo, aunque fuera de este texto la misma realidad ni es breve ni es un paseo, me ha reafirmado en que hoy en día, en pleno s.XXI no hay que irse a Olimpos perdidos en busca de héroes, que estos se hallan diariamente en una sociedad que se empeña en fabricarlos, en crearlos, en imaginarlos, en en olvidarlos hasta que la vida nos pone en sus manos.

Eres inmortal!

Un abrazo, y feliz 2013!!

Magdalena Barreto dijo...

Un post de esos que no pasan desapercibidos, de esos que llegan, que transmiten, que calan y hacen pensar.
Felicidades por tus letras y por lo que transmites a través de ellas.
Un beso

sofya dijo...

Transmites con estas letras una gran sensibilidad y una soberana fortaleza Favole...Me encanta esa mezcla...
Un beso

Sombrerero dijo...

Desgraciadamente nos envuelven demasiados dramas. Lo importante es saber diferenciar entre los auténticos y los estúpidos melodramas, para poder actuar en consecuencia.

Estás hecha de una pasta especial, prepar(h)ada para ayudar a la gente, antes y después de estudiar cualquier rama del conocimiento. Y ojalá pudiéramos ganar siempre... que eso no suceda es un aliciente para mejorar y seguir luchando.

Espero seguir pasando las noches a tu lado, por más breves que éstas puedan llegar a ser.

Ámote peque

PD: Vigila, hay un BatCat intentando colarse bajo tu puerta!!

Manuel María Torres Rojas dijo...

Entre cada dos ideas, un sueño.

Miss A dijo...

Es muy duro, muy sacrificado e intenso. "Sobra decir que hay vocaciones que te cambian la vida." Tienes toda la razón, yo lo creo profundamente, me gusta ver que escribes tan bien como siempre, y tu mundo también ha crecido :D
Gracias por tu bonito comentario,
otro abrazo para ti linda!!

LaNiñaMariposa / JemapelleMidori dijo...

Gracias por tu comentario!
Un beso.

LaNiñaMariposa.

Pitt Tristán dijo...

Quod quisque possit, nisi tentando nesciat.
(No se puede saber de lo que cada uno es capaz si no se pone a prueba)
Publilius Syrus.

Luciérnaga dijo...

Cuanto más te leo más me gusta..
Creo que tienes unas ganas enormes de salvar el mundo... Y tmbién creo que tienes la fuerza suficiente para hacerlo :)

Creeme cuando digo que tus palabras serían capaz de llegar a cualquier persona...

A mí si que me gusta haberte encontrado bonita! :) un abrazo fuerte!!

Esther dijo...

Qué admirable.

Esto de médicos me viene de cerca. Sé que ellos deben de tener mucha presión. Y he observado unos patrones típicos en ellos, de conducta. Al menos los españoles, muchos suelen ser tranquillorros, despreocupados, como muy felices en su vida cotidiana, despistados xD Además de que escriben fatal, todo hay que decirlo (que yo he necesitado alguna vez traducción xD ; por suerte muchas veces he sabido traducir la letra :P), alguons parecen sufrir el síndrome de dioses pero, sea como sea es admirable esa labor, de intentar curar y salvar vidas. Ellos tienen la máxima responsabilidad. Les salga bien o mal.

A veces ése puede ser un fallo, centrarnos demasiado en el trabajo y en los deberes, dejando de lado la vida social. A veces, de todas formas, cuando hay amor y cómo tú dices, se puede superar. Si los dos quieren, se puede. Sólo es cuestión de tener paciencia y de aclimatarse a lo nuevo. El amor verdadero rompe fronteras; aunque a veces hay cosas que ya no se pueden sostener o no funcionan. Nadie sabe mejor lo que hay dentro que la propia pareja o las propias personas implicadas en ese juego del corazón. Aunque, sí, es duro...

Un saludito :)

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

Una explicacion muy simple de como se transforman las cosas, un abrazo amiga cuidate =D

Honey dijo...

Realmente para aplaudirte de pie.
Increible, simplemente eso.

Indi Yon dijo...

Sublime.

No había tenido la oportunidad de leerte antes, y me has sorprendido. Me pareces una mujer única. Hace algunos años estuve ingresado un tiempo en el hospital, y la verdad es que he visto reflejado muchos de mis pensamientos en lo que has escrito. Y es que lo cierto es, que la realidad no es la que se encuentra en la calle, o en el día a día de la gente, la realidad casi siempre, se encuentra en un hospital, en una esquina, o en el cajero de un banco.
Y es una pena que muchas personas no quiera ver esa realidad. Gracias por ser así, y ver una manera de cambiar el mundo, ayudando a los demás.

Un abrazo. Indi

Drywater dijo...

"Ofrece al mundo lo mejor que tienes, y no te lo reconocerán." Leí una vez hace 20 años.
Conozco a alguien que se ha instalado en la pena, y es muy duro ver a esa persona día a día sin saber si saldrá de ahí.
Intenso, doloroso y real. No me hagas esto antes de Reyes, por favor.
Me ha encantado. Un abrazo, Favole.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Mi querida, bello como todo lo que escribes y hasta los poemas recitados, invitan a soñar.
Este texto demuestra fortaleza hasta límites insospechados, y un espíritu de lucha incomparable. Siempre mi querida Favole, uno debe enfrentarse para vivir la vida, para sentirla en la piel y porque no para sufrirla. Pero vale la pena, la vida es tan maravillosa, tan bella, siempre que no se le tenga miedo.

Es un gusto leerte como siempre, sé que tu pluma siempre dibuja sueños, y por eso regreso y regreso, y vuelvo a regresar, para llegar a la conclusión que nunca me he ido.

Un beso inmenso.

Juan

Vértigo dijo...

Me da envidia tu vocación y tu fuerte. Espero que nada logré cambiar eso.

Beauséant dijo...

yo soy más de traza rutas de huida que planes de batalla, por eso valoro esa valentía un tanto suicida de los que afrontan las cosas como vienen. La valoro y admiro, pero, quizá precisamente por eso, no la entiendo.

María dijo...

Hay que afrontar los problemas con valentía lo que pasa que no siempre lo hacemos y nos escondemos entre la incertidumbre y el miedo.

Deseo que los Reyes Magos te traigan todo lo que les hayas pedido y que si algo se les ha olvidado en el camino, no te desilusiones porque quizá lo recibas a lo largo del año.

Feliz noche de ilusiones, de magia y de Reyes Magos.

Un beso.

Cristian Aguirre dijo...

Me enamoré totalmente de tu texto.
Debe ser verdad, que cuando uno se enfrenta a desafíos tan grandes, esos que andan en el límite entre la vida y la muerte, todas las demás cuestiones emocionales pasan a un tercer y lejano plano. Es necesario tener esa visión de la vida y poder entender todo de otra forma. Un abrazo!

P dijo...

Gracias siempre por venir a verme y por otra parte, este texto me recuerda que a veces nos preocupamos por muchas tonterías, cosas a las que les damos mayor importancia de la que tienen, que no nos dejan avanzar ni mirar hacia adelante, que nos impiden priorizar en la vida, mientras que en otra parte, hay gente luchando de verdad por lo realmente importante. Hay que enfrentar los problemas si, pero para eso... hay que tener la cabeza muy bien puesta... y tú, la tienes. Muchas gracias por semejante texto¡¡¡ Besos y achuchones varios¡¡¡

C'est moi. dijo...

Es un texto muy intenso. Los médicos, los sueños, la escritura; se mezcla todo y hace explosión. Lo único doloroso es "ganar o morir" porque invita a otra cosa, cuando se sabe que después de todo, sin importar cuánto triunfemos, siempre vamos a morir.

Miguel dijo...

como esa manecilla que siempre avanza, escucho el signficado de tus letras... a cambio puedo dejarte apenas un saquito lleno de regalos; coje el que más te guste, todos ellos están envueltos con el calor de mi abrazo.

Sgroya dijo...

Sin duda, es una profesión apasionante pero sacrificada..
Feliz Año nuevo.
Besoteees

Miss Sarah W. Winter dijo...

Una gran reflexión, por un momento pensé que era un dibujo la última imagen, uno que quizá habías hecho tú pero me engañó mi vista :)
Me he leído tu biografía y cuánta razón tiene: "el angustioso “ser o no ser” al que nos enfrenta la vida, la eterna elección que no he aprendido aún a esquivar" eso es parte de mi amado William Shakespeare y me encanta ^^

Cuando leí tu comentario me llené de alegría, conseguiste enamorarme con mis términos favoritos "naufragios", "acuáticos"... has conseguido alegrarme el día ^^
Además tu comentario esta lleno de filosofía y alguna metáfora, espero que no parezca una carta de amor lo que estoy escribiendo, a veces soy un poco cursi ahahha

Escribes genial y porsupuesto que te sigo, eres un blog que merece muchísimo la pena, gracias ^^
Dulces sueños señorita. Por cierto, tu fotografía me encanta, pareces un cuento hecho realidad.

Lau_a ras de suelo dijo...

Acabo de aterrizar en tu blog y me ha enamorado tu entrada. Que cierto es eso de que estamos en la vida para saber a que venimos en todo momento: ganar o morir. Que triste es que no todo el mundo sea capaz de darse cuenta. Muchas gracias por un texto como este. Pasate cuando quieras por mi blog =) Un saludo.

Gilberto Cervantes dijo...

Muy bueno, tremendo relato!! Y no tengo dudas que cuando uno hace lo que quiere y lo que ama el sacrificio se hace menos sacrificio.

Te dejo un beso Favole y se feliz!

fus dijo...

Pones fuerza y valor en tus escritos. Enhorabuena


fus

MentesSueltas dijo...

Hola, te agradezco tu visita a mi blog. En los proximos días estaré de vacaciones y me llevaré la dirección de tu blog, para leerlo lentamente.


Te abrazo
MentesSueltas

Forgotten words dijo...

Lo bello y duro de las personas que trabajan por vocación es que para ellos el trabajo no es solo es eso, es una parte muy importante en su vida y esencial en ellos mismos, y eso es algo realmente hermoso y doloroso. ¿Pero que cosa que merezca realmente la pena no reune esas dos cualidades?

Gracias, aunque a lo mejor un poco tarde, por cada una de las palabras que siempre has tenido para mi persona, a lo mejor llego tarde, pero vengo para quedarme jejej

Little dijo...

Al menos que hayamos intentado todo lo posible por ganar. Un besito.

Las Gemelas del Sur dijo...

Todo lo que dices, verdad, real. Hay que vivir entrando en el terreno de juego, hay que bajar al ruedo y torear lo que nos toque, con valor, pasión y y confianza .

Bravo!

K. Diminutayazul dijo...

Vaya chispazo de energía y de vida en este texto... lo mejor es que lo llevas dentro, y lo contagiarás a quien se acerque. Afortunados/as. A mí, además, me lo contagias en cada uno de los bonitos comentarios que me has dejado... mil gracias.

Un abrazo.

Esteer dijo...

FAvole!!! jooo hacia tiempo que no te leía!! me alegro de volver a saber de ti!!! :DDD

me ha encantado tu texto! como siempre desprende una magia especial y muy tuya!!! Es profundo...no hay que dejar de escribir. Escribir da vida al alma, la hace eterna! :)

besos guapa!!!

Nerea Riveiro dijo...

Todo lo que podíamos hacer y todo lo que quisimos hacer sin ser coaccionados. De eso se trata vivir.
¡Un besazo! :)

Agne dijo...

Echaba de menos leerte :)

Besitos & Sonrisas

Carlos de la Parra dijo...

Precioso texto que nos lleva a las fronteras de diversos mundos interiores y que muestra el lado humanista de nuestra especie.
Renegamos mucho de estar sólos pero no es así, a pesar de lo negativo que nos circunda, en la angustia y la necesidad siempre aparece una mano amiga y la compasión de la colectividad, no importando otras durezas que hayamos vivido quizás con el fin de superarnos.
La vida es sabia para compensar a quienes se sacrifican por los demás, pues éstos desconocen el aburrimiento y viven dentro de un espíritu creciente.
Las relaciones de pareja son modificables en muchos planos y se debe evitar ser codependiente.
Siempre habrá un roto para un descocido.
BRAVO por tus letras y me han bastado para seguir leyéndote más.

ReltiH dijo...

UN TEXTO KOOL, MUY IRREVERENTE. ME TRAMA TU VERTICALIDAD.
UN ABRAZO

Menteinvisible dijo...

Luna llena, espero a las lilas