miércoles, mayo 31, 2017

AL GATO, NO AL INSTINTO


Lo que más le llamó la atención al conocerla fueron sus ojeras, tenía unas ojeras preciosas. Protegían el brillo de su mirada como la luz de la Luna es custodiada por su propia sombra.

Poco después descubriría su insomnio lacerante y su increíble capacidad creando mundos mágicos de la nada…era ilimitada.

A la hora de las Brujas urdía sueños y pesadillas que más tarde convertía en relatos. Sin embargo, a veces, alguna historia se enredaba en sus adentros de tal modo que conseguía desestabilizar su bobina principal, y su cordura se veía obligaba a abandonar durante un rato las agujas, los dedales, los hilos y los carretes.

Dormía poco y mal, porque aunque durante el día formaba parte de ese engranaje que resulta exiguo para cualquier ser a quien la vida le quema y el corazón le arde, su imaginación siempre estaba librando otras batallas.

Había aprendido a recorrer con magistral sigilo los tejados de los huérfanos, los renegados, los miserables y los proscritos, y cuando lo hacía solía volver con el alma abatida y repleta de arañazos y magulladuras. Era entonces cuando su silencio se volvía infranqueable y se desangraba frenéticamente sobre el papel…como un caleidoscopio roto, que sigue intentando con todas sus fuerzas distorsionar la realidad.

Todos tenemos un rincón oculto dentro de nosotros mismos, que solo nosotros conocemos y al que solo nosotros podemos acceder. Más allá de las apariencias, y sin otra pretensión que la pura supervivencia, ella solía desconfiar de los cuartos pequeños con un espejo muy grande. Así que construyó una aislada cabaña en el bosque, en medio del sí y el no, en el páramo de la ilusión, la contradicción y la locura…Y allí, en un agujero profundo, enterró el más preciado y misterioso de sus cuentos, cuyo final sería desvelado a su debido tiempo.

Tenía unas ojeras preciosas, como el sello de identidad crepuscular de un “algo” que jamás acaba de encajar, como un grito de guerra al que regresar siempre para poder renacer, justo donde el corazón le estalla.

Su capacidad era ilimitada, en especial las noches de Luna Llena. Y, como todos los creadores, una vez tras otra se lamía las heridas y volvía a los tejados.

Al fin y al cabo, se domestica al gato, pero no al instinto.

Favole Molpe la Musa





martes, abril 25, 2017

DE SIRENAS E IMPOSIBLES



El océano es un inmenso cofre abierto, y desde tiempos inmemoriales oculta en sus profundidades el eco de historias remotas  y antiguas leyendas.

En noches de tormenta las agita, a veces dulcemente, a veces con violencia, y un sinfín de pesadillas y sueños despiertan de su prolongado letargo, aflorando hasta la superficie de sus aguas.

Cuando se cansa de esquivarlos, Ziel nada contra corriente hasta la orilla de plata, y bajo la luz de una Luna muy Llena recoge caracolas aúreas y desgastadas botas, mensajes dentro de botellas que nunca llegarán a su destino, muñecas desfiguradas, relojes ya estropeados, y algún que otro dedal cruelmente abandonado, o arrojado con furia al triste e insalvable remolino del olvido.

El viento enreda sus cabellos, y una espesa bruma la protege y se adhiere a su pálida piel mientras ella reorganiza las piezas y desentraña los misterios. 
Mira de soslayo el horizonte, con el deseo y la belleza incomparable de aquello que no podemos dominar, por si las olas traen de nuevo tu nombre en su regazo…o por si vuelve a sentir la perfección de la caricia.

Y es que Ziel está doctorada en lejanía y esperanza, y su mundo está erigido sobre los pilares del silencio, lo imposible y el destierro. 
 No pudo seguirte cuando decidiste pisar tierra firme… jamás podrá hacerlo. Pero estaba allí cuando sentiste el impulso violento e irrefrenable de saltar del barco.
Porque la Mar lo guarda TODO. 
Y aunque dicen que los besos de las Sirenas saben a sal… en realidad saben a lágrimas

Favole Molpe la Musa