martes, abril 25, 2017

DE SIRENAS E IMPOSIBLES



El océano es un inmenso cofre abierto, y desde tiempos inmemoriales oculta en sus profundidades el eco de historias remotas  y antiguas leyendas.

En noches de tormenta las agita, a veces dulcemente, a veces con violencia, y un sinfín de pesadillas y sueños despiertan de su prolongado letargo, aflorando hasta la superficie de sus aguas.

Cuando se cansa de esquivarlos, Ziel nada contra corriente hasta la orilla de plata, y bajo la luz de una Luna muy Llena recoge caracolas aúreas y desgastadas botas, mensajes dentro de botellas que nunca llegarán a su destino, muñecas desfiguradas, relojes ya estropeados, y algún que otro dedal cruelmente abandonado, o arrojado con furia al triste e insalvable remolino del olvido.

El viento enreda sus cabellos, y una espesa bruma la protege y se adhiere a su pálida piel mientras ella reorganiza las piezas y desentraña los misterios. 
Mira de soslayo el horizonte, con el deseo y la belleza incomparable de aquello que no podemos dominar, por si las olas traen de nuevo tu nombre en su regazo…o por si vuelve a sentir la perfección de la caricia.

Y es que Ziel está doctorada en lejanía y esperanza, y su mundo está erigido sobre los pilares del silencio, lo imposible y el destierro. 
 No pudo seguirte cuando decidiste pisar tierra firme… jamás podrá hacerlo. Pero estaba allí cuando sentiste el impulso violento e irrefrenable de saltar del barco.
Porque la Mar lo guarda TODO. 
Y aunque dicen que los besos de las Sirenas saben a sal… en realidad saben a lágrimas

Favole Molpe la Musa